En un contexto donde las personas tienen los bolsillos ajustados y están dejando de pagar sus coberturas médicas, la crisis llegó también a los consultorios médicos.

Los recortes en la economía individual y familiar de las personas llegaron también a la salud. La baja en las coberturas médicas privadas, según una encuesta a 300 médicos realizada por Wiri Salud, provocaron que el 25% de los profesionales tengan problemas para llenar la agenda de sus consultorios.

En la actualidad, los pacientes llegan a los consultorios privados de dos formas. Gracias a su prepaga que le brinda médicos de su cartilla; y abonando la consulta de manera particular.

En el primero de los casos el inconveniente surge en que las cuotas mensuales de las principales prepagas se transformaron en algo impagable. Una persona joven puede abonar $60 mil anuales por un plan básico de cobertura, contando con los aportes de su trabajo. En cuanto a los pagos anuales para una familia de 4 integrantes, ya los números ascienden a $300 mil. Entonces, al no poder pagarlo, los pacientes tampoco están accediendo a los médicos por la cartilla.

En cuanto al segundo caso, el de las consultas particulares, también se convirtieron en algo inaccesible para las personas. El promedio actual de una consulta particular es de $1200, siempre y cuando el paciente no tenga que realizarse un estudio o un análisis.

Mathias Sielecki, CEO de Wiri Salud, dijo: «Creamos un sistema innovador y justo que le permite a las personas acceder a una salud de calidad sin cuota mensual y abonando las consultas desde $350. Y ayudamos a los médicos a completar sus agendas para que puedan darle valor a su trabajo».

Actualmente más de 500 médicos forman parte de Wiri, que se encarga de llevar pacientes al consultorio. Además los profesionales cobran las consultas en el momento de la atención, sin necesidad de esperar 30 o 60 días por su cobro como sucede con las prepagas tradicionales. En un país con índices de inflación tan altos, poder cobrar en el momento por el trabajo realizado resulta fundamental.

Sumada a la situación que se da por la baja de las personas a sus prepagas, también está el inconveniente del ausentismo en los consultorios. En las primeras consultas con un médico, el ausentismo en Argentina puede llegar a un 80%. Y en las consultas siguientes el promedio es de 30%.

Estos datos recogidos por la encuesta de Wiri reflejan un panorama difícil. Por un lado hay menos personas con posibilidades de acceder a los consultorios privados. Por otro lado, aquellos que pueden atenderse en ellos faltan mucho a sus consultas. De ahí se desprende que 1 de cada 4 médicos no llega a tener la cantidad de pacientes necesaria para llenar la agenda.

Es por este panorama que Wiri trabaja en ambos aspectos de la problemática: lleva nuevos pacientes a los consultorios de los médicos y envía recordatorios de turnos a las personas para que no se olviden de ir a la consulta. En la actualidad, los porcentajes de ausentismo de los profesionales que prestan servicios por Wiri es de menos del 10%.

Acerca de Wiri
Wiri es la única propuesta de salud privada que les permite a las personas afiliarse sin costo alguno y acceder a todas las prestaciones sin pagos mensuales. Es decir, que solo pagan por los servicios que utilizan. Con una cartera de más de 500 médicos de 40 especialidades que incluyen ginecología, clínica médica, endocrinología, o cardiología, por nombrar a las más demandadas, las consultas médicas se pueden reservar de forma 100% digital y desde $350. La empresa, creada por tres emprendedores argentinos, comenzó sus operaciones en 2019 y ya cuenta con más de 2500 afiliados.