Somos seres sociales: buscamos la interacción, el intercambio personal y cara a cara, así como las conexiones entre las personas.

Estas conexiones humanas, cuando se crean durante los viajes de negocios, marcan una diferencia total en el buen funcionamiento de las asociaciones, lo que ayuda a cerrar negocios y a mejorar las ganancias comerciales.

Especialmente en América Latina, se sabe que, aunque la tecnología acerca a las personas, el contacto cara a cara es un importante acelerador de negocios.

Un viaje corporativo, por lo tanto, puede convertirse en una buena inversión para las corporaciones y también tiende a impulsar la carrera de los viajeros. Este es uno de los resultados de la investigación de Amadeus «El bienestar de los viajeros corporativos: Mantener a los empleados saludables, felices y productivos en viajes de negocios».

El documento también señala que los empleados generalmente están contentos cuando viajan por negocios. Pero a pesar de la satisfacción de algunos viajeros, todavía hay puntos clave que generan estrés que podrían evitarse. En este sentido, es importante que las empresas creen estrategias bien definidas para ofrecer a los empleados más beneficios, especialmente cuando existe el objetivo de retener el talento dentro de las corporaciones.

Aquí hay 5 estrategias clave para gestionar el bienestar del viajero:

  1. Misión organizacional: Fomentar la mejora constante en la gestión del bienestar a través de encuestas con viajeros para comprender posibles problemas y conocer las oportunidades para coordinar la calidad general de los viajes.
  2. Disciplina de viaje: esta estrategia aborda temas relacionados con la decisión de viajar o no. Por ejemplo, la importancia y el propósito de ese viaje y el uso de tecnologías virtuales que permiten que las reuniones se lleven a cabo a distancia cuando se entiende que no es necesario viajar.
  3. Políticas de viaje: mantener una política que sea más flexible, como reducir los vuelos indirectos, elegir el mejor alojamiento para garantizar el bienestar del viajero y permitir el tiempo de recuperación después de un viaje.
  4. Gestión de la salud: es un punto fundamental en la gestión del bienestar de los viajeros, ya que es el cuidado y la atención prestada a los viajeros, desde su alimentación y actividad física hasta la gestión de la carga de trabajo y el análisis de riesgos del estrés de cada uno.
  5. Gestión de interrupciones: Finalmente, este tema evalúa cómo predecir y tratar eventos imprevistos que pueden interrumpir las etapas de un viaje, ya sea al elegir comunicarse con el viajero a través del móvil o al usar herramientas alternativas de gestión de impacto durante la interrupción del viaje.

Mediante el uso de estas 5 estrategias, las empresas ofrecen a los viajeros corporativos más bienestar, reducen el estrés a niveles mínimos, lo que resulta en una mejor productividad y satisfacción. Por otro lado, es importante comprender que las empresas deben crear enfoques equilibrados para una gestión optimizada de los viajes. Esto significa que tanto las necesidades de los empleados (para mejorar su bienestar y productividad) como las demandas corporativas (objetivos corporativos para viajes corporativos) deben sopesarse en la balanza. El consejo es dejar espacio para el diálogo dentro de la empresa, a fin de comprender las dificultades y los deseos de los viajeros corporativos y aplicar las posibles mejoras dentro de la estrategia comercial.

Por: Victoria Gorzio – Head of Business Travel LATAM, Amadeus

Si te interesa conocer más detalles sobre estrategias clave para gestionar el bienestar de los viajeros, ingresá al estudio completo: https://amadeus.com/en/insights/white-paper/business-traveler-well-being#modal-1314422986