Ante las restricciones cambiarias y la devaluación del peso, la única criptomoneda con respaldos comprobables en línea, se vuelve una de las opciones más seguras de inversión y resguardo de capital. Sólo un día después de las PASO las operaciones aumentaron en un 2000%.

Las PASO desataron una nueva corrida cambiaria y con ella la necesidad de los ahorristas de comprar dólares o retirarlos del banco ante el temor a la vuelta de un nuevo corralito bancario. Volver a guardar los ahorros debajo del colchón se convirtió en una opción para muchos, pero sin dudas una elección nada segura y redituable.

Con un dólar que incrementó su valor más de un 25% y con una nueva normativa del Banco Central que restringe la compra de dólares a no más de US$ 10.000 por mes, las posibilidades para realizar operaciones (Inmobiliarias y compra de vehículos, entre otras) y de invertir en la moneda estadounidense se achican.

Sin embargo, existe una alternativa a las operaciones cambiarias tradicionales que le posibilitarán a los ahorristas continuar invirtiendo. Es aquí donde entran en juego las criptomonedas.

Las divisas virtuales cobraron un nuevo brío ante la coyuntura local. Criptos como el Bitcoin vieron disparar su precio hasta casi un 300 por ciento desde el comienzo de 2019. Por ello, no resulta raro que muchos inversores se hayan alejado de los bonos y las letras, con vencimientos futuros, para volcarse al mercado virtual. En este universo, una de las opciones para no perder frente al dólar no es comprar verdes directamente, sino hacerse de Dai, una cripto que mantiene una paridad de uno a uno con el dólar. De esta manera, se evita operar desde el sistema financiero tradicional, “comprando” dólares sin ningún tipo de restricción dando acceso inmediato a inversiones en cripto o bien enviarlos libremente a cualquier parte del mundo y al instante.

Creada por la Fundación sin fines de lucro MakerDao, Dai es la única criptomoneda que es generada por sus usuarios a través de depósitos de garantías y que mantiene su valor estable en torno a US$ 1. Detrás de esta moneda no hay una autoridad centralizada, ni una entidad financiera que juegue con su valor y que pueda ser un punto de fallo para el sistema, sino que el precio es regulado por el mercado, por lo que la adquirencia de esta no repercutirá en el mercado local. Dado que su respaldo es en Ether (Segunda Criptomoneda con mayor capitalización de mercado después de bitcoin), Dai no pierde valor y soporta cualquier fluctuación del mercado, pudiendo auditarse el respaldo en todo momento desde tu computadora.

Mariano Di Pietrantonio, líder de la comunidad Dai en Latinoamérica, explica que a partir de las PASO el volumen de operaciones se multiplicó por 20. «Los controles de capital son disparadores naturales de la actividad en los mercados cripto, y Argentina siendo un país que además viene experimentando un periodo inflacionario creciente, se transforma en terreno fértil para el aumento de transacciones en DAI».

Además, permite recibir y enviar dinero con total libertad. Actualmente sus usuarios también lo utilizan para ingresar a fondos de inversión cripto o para su simple atesoramiento como resguardo de capital, al igual que el dolar billete.

Para poder adquirir Dai se debe contar con una billetera Ethereum, tales como Ripio y BuenBit que de forma fácil y asequible permiten comenzar a operar libremente en cualquier horario los 365 días del año.