El segundo emprendimiento de Roco Forte en la ciudad eterna, luego de el mágico De Russie, promete estar a la altura. Aquí su alma mater en el diseño cuenta los detalles.

El elegante diseño del Hotel de la Ville refleja las tradiciones del Grand Tour, desde la recopilación de objetos y obras de arte hasta la perfecta combinación de lo antiguo y lo contemporáneo que simboliza esta urbe. Olga Polizzi, directora de diseño de Rocco Forte Hotels, y el arquitecto Tommaso Ziffer, lo han tomado en serio en las 104 habitaciones del hotel, que combinan las habilidades artesanales tradicionales con la elegancia contemporánea.

Debe ser difícil preservar el sentido de un lugar, ¿cómo se manifestó esto en el Hotel de la Ville?
El Hotel de la Ville está ubicado en un increíble palacio romano del siglo XVIII, por lo que fue crucial para mí que el diseño honre las características y el patrimonio original del edificio. Esto se hizo mediante el uso de lujosos tejidos italianos, ricos tapices y detalles históricos. En Da Sistina Bistro, encontrarán una variedad de bustos y estatuas inspirados en el Renacimiento, en contraste con lujosos sofás de terciopelo en tonos de joyas que recuerdan a los antiguos palacios italianos. Las llamativas baldosas blancas y negras del suelo recuerdan el neoclasicismo que surgió a mediados del siglo XVIII.

¿Cómo se decidió por el tema del Grand Tour para el Hotel de la Ville?
Roma fue un destino importante para los caballeros que realizaban un Gran Tour de Europa en los siglos XVIII y XIX, y muchos viajan aquí para estudiar cultura, moda, gastronomía y arquitectura. El diseño y la decoración del Hotel de la Ville están creados para reflejar los objetos y el arte que estos viajeros aristocráticos habrían recolectado durante su viaje.

¿Cómo hizo para incorporar el tema en el diseño? ¿Hay motivos recurrentes que los invitados pueden captar?
Queríamos incorporar el tema del Grand Tour pero desde una perspectiva contemporánea. Para hacer esto, nos enfocamos en el uso de una combinación audaz de materiales preciosos, muebles opulentos y artículos decorativos únicos para crear una atmósfera vibrante y atemporal. Busqué el imponente sarcófago de mármol que espera recibir a los huéspedes en el mostrador de conserjería.
Los grandes viajeros colgarían huellas de sus experencias en la pared para mostrar el arte que habían coleccionado en sus viajes. Esto se recrea en el salón del hotel, donde las escenas de la antigüedad romana se reproducen digitalmente y se exhiben en las paredes. Las impresiones digitales también se utilizan para reproducir diseños de joyas, micro-mosaicos antiguos, un recuerdo típico que los Grandes Turistas trajeron a casa.

Debe haberse divertido mucho comprando productos artesanales italianos. ¿Cómo y por dónde empezó?
¡Nos divertimos mucho! Colaboramos con muchos artesanos italianos para darle al hotel un verdadero sentido de identidad. Fornace Sugaroni, una empresa que produce terracota artesanal desde 1865, fabrica las baldosas. Cada pieza fue hecha a mano según los métodos tradicionales, y el pigmento de terracota blanco y negro ha sido creado exclusivamente para el Hotel De La Ville.

¿De qué toques está particularmente orgulloso?
Estoy realmente orgulloso del trabajo que hemos realizado con los artesanos locales para incluir elementos de diseño que experimentan con las nuevas tecnologías. Me encantan las técnicas de impresión digital y los recortes con láser que se pueden ver en el papel tapiz, en el vidrio y en enrejados en todo el hotel, así como en tapices y decoraciones de paredes. Para mí, realmente encapsula la esencia del Hotel de la Ville: un hotel con un corazón histórico romano y un espíritu contemporáneo.

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello