Los vehículos conectados son una de las oportunidades fuertes que ayudan a la industria de las telecomunicaciones a recuperar mucha de la inversión en las redes 5G.

Sin embargo, el jurado actualmente está deliberando sobre si la 5G será una parte central del ecosistema de vehículos autónomos. ¿Los proveedores están destinados a perderse de un enorme flujo de ingresos?

Los automóviles conectados están saliendo a las calles, pero ¿para qué querrían una red 5G?

Gartner estima que, para el 2020, 250 millones de autos conectados estarán en la calle. Mientras estos no sean los vehículos autónomos de ciencia ficción, tendrán conexiones inalámbricas que puedan respaldar algunos de los procesos de manejo automatizado, entretenimiento e información y telemática para mejorar la seguridad en el camino.

Mientras que hay pocas dudas de que los automóviles conectados son nuestro futuro, hemos visto un fuerte debate sobre cómo estos vehículos autónomos se comunicarán entre sí y con la infraestructura a su alrededor.

En la esquina azul están los fabricantes, incluyendo Renault, Toyota y Hyundai que están a favor de un sistema vehículo a vehículo (V2V). Esto es una tecnología de corto alcance que usa una banda exclusiva del espectro para la comunicación entre vehículos. Los simpatizantes de esta tecnología argumentan que ya está disponible, así que no habría retrasos al introducir vehículos con funciones de seguridad conectadas con nuestros caminos.

En la esquina roja tenemos a los operadores junto con los fabricantes de automóviles tales como Volkswagen y BMW. Este grupo está a favor de un sistema celular de largo alcance donde los automóviles comparten señales de ondas de radio móviles y otro tráfico de red.

Claramente, para las compañías de telecomunicaciones, hay un gran interés en esto último. Como se discutió antes, la inversión en las futuras redes 5G requiere un enorme CapEx y los operadores necesitan una fuerte estrategia de capitalización.

Sin embargo, el argumento de la conectividad de celular de largo rango es más profundo que “llenar la red”. Para entender esto, necesitamos explorar más detalladamente el caso de uso de vehículos conectados.

V2V permitirá a los vehículos hablar entre sí, permitiendo que los automóviles viajen mucho más juntos en los caminos y sincronizando las reacciones para evitar accidentes. Sin embargo, algunos comparten una meta más ambiciosa donde los vehículos deberán poder comunicarse con una infraestructura cercana e incluso con los peatones. Esto agrega una nueva dimensión a las formas en las cuales la automatización puede reducir las muertes en la carretera. También significa que el flujo de tránsito mejorará rastreando redes de vehículos para determinar las rutas menos congestionadas.

A estos casos de uso se les conoce colectivamente como vehículo a todo (V2X). La funcionalidad requerida para habilitarla dependerá de la implementación de las redes móviles 5G. V2X será más lento que V2V, pero ultimamente es más holística en términos de crear un sistema de caminos más seguro y más inteligente.

¿Un punto medio?
Este otoño, la Comisión Europea espera anunciar qué tecnología favorece más la conexión de los automóviles. A la fecha, los oficiales han insistido en que la legislación permanezca “neutral ante la tecnología” pidiendo a los fabricantes hacer sistemas que trabajen con Wi-Fi y con 5G.

Algunos dentro de la industria de las tecnologías aún están preocupados de que la ley dará preferencia a Wi-Fi, argumentando que este resultado quitará una parte fundamental de sus incentivos para invertir en 5G. Sin embargo, dada la meta más amplia de la funcionalidad V2X que están respaldando varios fabricantes líderes, así como operadores, parece que las funciones para 5G son inevitables.

Los operadores necesitarán moverse rápido y ser audaces si quieren capturar la oportunidad alrededor de los vehículos automatizados. Sin embargo, los casos de nuevos usos solo tienen validez si la infraestructura ya está implementada. Este es el porqué ustedes, en su papel de responsables de las instalaciones y centro de datos, serán tan críticos como las compañías de telecomunicaciones que buscan colocarse como la espina dorsal de la red de conectividad para los automóviles.

Cuando se trata de automóviles conectados V2X, el rendimiento de la red y el centro de datos subyacente podrán ser, literalmente, crítico (uno de 4 arquetipos al Borde de la Red definidos por Vertiv). Tomando esto en cuenta, los operadores que buscan una postura ante los autos conectados necesitan apuntalar la infraestructura crítica para respaldar la propuesta del servicio V2X. Para los gerentes de instalaciones que buscan apoyar esta evolución de negocio, aquí presentamos algunos puntos clave a considerar:

Reducir la latencia de la red 5G
Las promesas del V2X son respuestas automatizadas para las situaciones de riesgo; reducir accidentes, lesiones y muertes. Sin embargo, si la sincronía de la red falla en el momento crítico, la función principal de estos sistemas se anula y se pondrían en riesgo las vidas. Afortunadamente, la baja latencia es uno de los puntos clave para la venta de una red 5G. Para habilitar estas telecomunicaciones, las compañías necesitan acercar el procesamiento a la infraestructura del camino; que a menudo es un punto ciego de datos actuales. Esto se puede lograr a través de una red de centros de datos al borde de la red.

Seguridad de los vehículos conectados
La seguridad es otra preocupación clave ya que cada vehículo conectado se vuelve un nuevo punto en la cadena, lo que abre la red a amenazas. Esta es la razón por la que los automóviles conectados necesitan protegerse contra la piratería y el malware. En Europa, la Asociación público-privada de infraestructura europea 5G (5GPPP) recomendó que los operadores invirtieran en tecnologías de seguridad estandarizada incluyendo la parte de red, la microsegmentación en el espacio MTC para impulsar la protección contra amenazas.

Analítica de datos de automóviles autónomos
La colección y análisis de datos será integral para la economía de automóviles conectados. Para los fabricantes, los enfoques de datos ayudarán a “transformar la experiencia del cliente y crear nuevos servicios” de conformidad con lo dicho por el CEO de Ford, Mark Fields. Para los gobiernos locales, esta información puede ayudar a mejorar el flujo y la seguridad del tránsito.

Los centros de datos deben proporcionar la infraestructura subyacente para administrar los grandes requerimientos de cómputo y almacenamiento que generarán los automóviles. Desde las fuentes de alimentación de AC y DC a servidores, bastidores, switches, espacio, energía, enfriamiento y administración remota, cada elemento del centro de datos debe operar al máximo y la mayoría de la capacidad del borde de la red debe permitir un análisis de datos significativo, mucho del cual debe ocurrir en tiempo real. Tanto los operadores y las funciones de red también deben estar empaquetados lo más densamente posible para satisfacer los lugares físicos ocupados actualmente por el operador, mezclándose con el panorama de red existente.

Con la red 5G, los automóviles conectados brindan una enorme oportunidad de mercado para los operadores que desean forjar nuevos flujos de ingresos y asegurar su relevancia más allá del flujo de datos. Sin embargo, en esta instancia, con una “gran oportunidad viene una gran responsabilidad”. La infraestructura nunca ha sido más crítica, motivo por el cual los equipos de E&S se encontrarán en el corazón de este viaje.

Por Eric le Calvez, Vicepresidente del segmento y cuentas estratégicas globales de telecomunicaciones de Vertiv (EMEA)

Sobre Vertiv – Vertiv.com
Vertiv ofrece hardware, software, análisis y servicios continuos para garantizar que las aplicaciones vitales de sus clientes tengan un funcionamiento interrumpido, un rendimiento óptimo y un crecimiento conforme a las necesidades de su negocio. Vertiv resuelve los desafíos más importantes a los que se enfrentan los centros de datos de la actualidad, las redes de comunicaciones y las instalaciones industriales y comerciales, a través de una cartera de soluciones y servicios de infraestructura de TI, enfriamiento y potencia, la cual se extiende desde la nube hasta el borde de la red. Con su sede ubicada en Columbus, Ohio, EE. UU., Vertiv emplea a unos 20.000 trabajadores y ejerce sus actividades en más de 130 países.