La eficiencia de las empresas agrícolas y ganaderas no se relaciona únicamente con sus respectivos negocios, sino con el bienestar de la sociedad: sin ir más lejos, de la capacidad productiva de estas compañías depende la alimentación de la creciente población mundial.

Esto, sumado a la volatilidad de precios del sector, los focos de competencia global y las regulaciones cada vez más exigentes que imponen los mercados maduros, obliga a las organizaciones del sector a apelar a la innovación y a las nuevas tecnologías para incrementar sus resultados, mejorar su competitividad y mantenerse ágiles en el contexto de la economía digital.

El primer paso es establecer una solución de gestión de base sólida, capaz de seguir la trazabilidad de punta a punta de la actividad agrícola o ganadera, desde el origen hasta el destino final de los productos. En el medio, debe ofrecer las herramientas para garantizar la certificación y la calidad de cada paso en los procesos. Y, por supuesto, un estricto sistema de monitoreo que permita detectar desvíos a tiempo, corregirlos, cambiar la estrategia. La disponibilidad de esta información en tiempo real es clave para que cada productor pueda dar el máximo de su potencial.

La movilidad juega un rol clave: como la mayor parte de las tareas se realizan en campo, es esencial que cada colaborador tenga en la palma de su mano el dispositivo que le proporciona la información adecuada para completar su tarea y que pueda cargar los nuevos datos directamente desde ahí, de forma de eliminar los errores típicos que se producen con la carga manual. En este sentido, internet de las cosas es la nueva barrera revolucionaria, ya que toma la información a través de sensores y minimiza la interacción humana: todos los datos que se generen en el campo, disponibles para su análisis y uso en tiempo real.

Esto, dijimos, es solo el primer escalón: tecnologías innovadoras, como la mencionada de internet de las cosas, pero también big data y hasta inteligencia artificial, son aliadas claves para mejorar los rindes, disminuir los costos y optimizar la logística, entre otros beneficios.

Llegó la hora de sembrar innovación tecnológicas en las empresas del sector agroindustrial. En especial, para aquellos que quieran cosechar ventajas competitivas en el corto y el mediano plazo.

Por Eduardo Wassi, especialista en nuevas tecnologías, https://eduardowassi.wordpress.com/, @eduardo_wassi