El diálogo con la historia, el diseño, el barrio, la arquitectura y refugio de palabras… la conversación puede darse cuando se conjuga sintonía.

Eso ocurre en el nuevo proyecto de Martin Brudnizki, esta vez en Nueva York, para dar nueva vida a The Beekman

Originalmente llamado Temple Court y construido en 1881 en el estilo americano de la Reina Ana, la rica historia arquitectónica del edificio guió el diseño del hotel. Desde su exterior distintivo, hasta la belleza del interior victoriano maravillosamente decadente que se encuentra en el interior, The Beekman es un hotel con marca en el orillo y su nuevo esquema interior que la complementa.

En el epicentro del estilo y la historia de Nueva York. Ubicado en el centro del próspero new downtown del bajo Manhattan y entre los ríos East y Hudson, The Beekman está rodeado de algunas de las atracciones más apreciadas de Manhattan, como el Puente de Brooklyn y el World Trade Center, el toro de Wall Street y Bowling Green Park. El Memorial del 11S está a unos pasos, un santuario contemplativo compuesto por un bosque de casi 400 robles blancos, las cascadas artificiales más grandes de los EE. UU., dentro de las huellas originales de las Torres Gemelas.

Antes de la construcción de este edificio histórico, el sitio albergó una sucesión de logros creativos y académicos. En 1761 el Hamlet de Shakespeare se estrena en Nueva York en el Chapel Street Theatre. La herencia de The Beekman está arraigada con los íconos culturales más influyentes de la historia. Es aquí donde Edgar Allan Poe escribe el artículo que publica The Broadway Journal. Temple Court, uno de los rascacielos originales de Manhattan, se completa el mismo año que el Puente de Brooklyn, en 1883. Durante el siglo XIX, la trayectoria ascendente de The Beekman fue paralela al ascenso de la ciudad de Nueva York. En los últimos 100 años mantuvo su integridad estructural y arquitectónica

Llegar hasta allí sigue siendo sencillo. Hace más de 25 años United vuela sin escalas a diario a Houston al Aeropuerto Intercontinental George Bush, donde, además, cuenta con una terminal exclusiva: la B Sur Concourse.

La lente de Brudnizki
El diseñador londinense viene de hitos formidables en la vuelta a la vida de proyectos tan majestuosos como en Annabel’s Club de su ciudad natal o el University Arms de Cambridge. Cruzar el umbral de mosaico de mármol elegido por el profesional da la bienvenida a un espacio de recepción evocadora, que se remonta a la época dorada de los viajes. Un mosaico de alfombras persas vintage envuelven esta sala adornada con lámparas de vidrio antiguas. Es bueno detenerse en ese ingreso entre histórico y excéntrico.

El corazón de The Beekman es, sin duda, su atrio de nueve pisos. Cubierto por una claraboya piramidal. La pieza única en su tipo ha sido restaurada con pasión, iluminando el hotel desde el exterior. Los niveles superiores del atrio están decorados con barandillas victorianas de hierro forjado y adornados con flores, dragones y rayos de sol. En el piso principal, el atrio forma un escenario donde los invitados pueden reunirse en una serie de áreas íntimas para sentarse en medio de una decoración bellamente decadente.

Comisariada por Katherine Gass, la colección de arte incluye más de 60 pinturas, fotografías, grabados, obras en papel y esculturas de artistas internacionales y estadounidenses que se instalan en los espacios públicos y habitaciones del hotel. Hace referencia y evoca la ubicación del hotel al pie del puente de Brooklyn, cerca del East River y el City Hall Park, y la historia de varias capas que se siente desde un pasado excéntrico lleno de gigantes literarios, visionarios científicos y líderes de pensamiento del período romántico estadounidense que alguna vez vivieron aquí.

Está impregnada de una sensación de realismo mágico y guiada por el espíritu de escritores del siglo XIX como Ralph Waldo Emerson y Edgar Allan Poe, un antepasado de la escritura de ciencia ficción, que frecuentaba la Asociación de Bibliotecas Mercantiles cuando se encontraba en este sitio.

El diseño muestra una estética auténticamente desgastada y cariñosa, ya que junto con los detalles arquitectónicos originales, el interior se despoja de su forma más pura y se centra en acabados de calidad, materiales ricos y una cuidada selección de muebles.

El restaurante Temple Court, bajo la batuta de Tom Colichhio, irradia una estética clásica, los icónicos ladrillos rojos quedan expuestos y los conductos se abren arriba. Los muebles están compuestos por banquetas de cuero gris y tapicería de terciopelo de mohair, junto con sillas de madera teñida de oscuro con tapicería de cuero de color burdeos y detalles antiguos de clavos de metal. Como contraste con este aspecto industrial, los visitantes del restaurante se sentirán atraídos por las vidrieras multicolores en un mosaico abstracto de cuadrados verdes, rojos, azules, morados y amarillos.

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello