La situación actual nos obligó a adaptarnos a nuevos hábitos y a cambiar nuestra rutina, restringiendo al máximo las salidas para cuidarnos y proteger también a los demás.

Por esta razón, es importante hacer que nuestras compras rindan al máximo, no solo en el sentido de que sirvan para varias comidas, sino también que los alimentos que compremos completen una dieta saludable.

Por eso es importante que no olvidemos los recaudos y precauciones necesarios a la hora de realizar las compras, tanto si decidimos ir o si solicitamos el servicio a domicilio que algunos supermercados ofrecen:

  1. Alimentos con vitamina D
    Esta vitamina es muy importante para fortalecer el sistema inmunológico: el principal proveedor de vitamina D es el sol, sin embargo, al estar tanto tiempo encerrados debemos encontrar la forma de complementar esta falta.
    Los pescados grasos —como atún, sardina, caballa y salmón—, lácteos, huevos, hongos y palta, son algunos de los alimentos que aportan vitamina D y que deberíamos incluir en nuestra dieta para incorporar este nutriente a nuestro organismo. Si no tenemos una pescadería cerca, una alternativa muy fácil es comprar latas de atún por delivery en supermercados Carrefour o cualquier otro que haya en tu zona.
  2. Cereales
    No pueden faltar en nuestra alacena los cereales ya que con solo un poco de agua, se pueden convertir en una comida rica, rápida, fácil y saludable.
    Los cereales constituyen la base de la alimentación, ya que aportan una gran cantidad de nutrientes. Además, son económicos y fáciles de conseguir. No pueden faltar el arroz, el maíz y la avena.
  3. Fruta
    Las frutas son un elemento clave de nuestra dieta por la cantidad de nutrientes y vitaminas que aportan. Se recomienda comer tres raciones al día. Además, podemos agregarlas a diversas recetas: desde jugos multifruta hasta panqueques, tartas o budines dulces.
  4. Verduras
    Las verduras aportan vitaminas, minerales y fibras indispensables para nuestra alimentación. Además, son los ingredientes principales de muchísimas recetas que podemos cocinar en casa.
    No pueden faltar: cebollas, papas, zanahorias, hojas verdes —lechuga, espinaca, acelga— y calabacín o zapallo.
  5. Legumbres
    Las legumbres son ricas en proteínas saludables: según los especialistas, deben ocupar un cuarto del plato de cada día.
    Porotos, garbanzos, arvejas y lentejas son algunas de las legumbres más utilizadas en la cocina. En una dieta vegetariana son indispensables ya que aportan la proteína que se pierde al no consumir carne.
  6. Lácteos
    Los lácteos —además de la vitamina D, que ya mencionamos— constituyen la principal fuente de calcio y aportan minerales como el fósforo, potasio y magnesio, así como también las vitaminas A y B12.
    No pueden faltar en la heladera la leche, manteca y quesos.
  7. Huevos
    Además de que los necesitamos para la mayoría de las recetas, el huevo es un alimento muy práctico y altamente nutritivo. Aporta proteínas, minerales y vitaminas sumamente beneficiosas para el cuerpo.
    Además, son fáciles de preparar, combinar y consumir: tanto como elemento principal o como ingrediente de todo tipo de platos —desayunos, ensaladas, pastas y postres.
  8. Carnes
    Exceptuando las dietas vegetarianas, las carnes constituyen un elemento esencial de nuestra alimentación. Contienen proteínas de alto valor biológico y es rica en hierro, fósforo, vitamina B12 y niacina.
    Es importante, sin embargo, no abusar de las carnes rojas —cerdo, vaca— y equilibrar con carnes blancas o legumbres.