“Y ahora que sos mi nena, me puedo relajar. Vamos a la vereda, vamos a merendar/ Podés venir a mi casa o me podés matar/Te doy toda mi alma, cuidámela” canta Axel Fiks en “Vereda”, su nuevo single y tercero en el recorrido que lo llevará hasta la meta final: el lanzamiento de su primer disco.

Si bien con Idilio (2018) tuvo un acercamiento piloto que terminó consagrándose en un Mixtape del amor, con “Vereda”, Axel Fiks (cuyos temas llevan más de 30 millones de reproducciones sólo en Spotify) avanza en un increscendo que viene cosechando desde “Vengan a casa hoy” (el single debut del disco que lanzó a fines de junio) y GOMA (el cachondeo hecho canción que presentó a fines de julio), y que apunta a la conquista del beat, combinando lo chill con lo soulero.

“Me siento solo, me desespera, un mensaje de distancia que no supera” es la clave de esta canción que demuestra la contradicción propia del ser humano: la seguridad de algo que cree que es suyo y la inseguridad de saber que, en el fondo, no lo es.

El single es el tercero que presenta el artista en el marco de lo que será su ópera prima discográfica, la cual la lanzará en septiembre de este año en todas las plataformas digitales.

SOBRE AXEL FIKS
Con tan sólo 23 años, Axel Fiks es un músico incasillable: en sus fibras melómanas corre el jazz, sin embargo sus canciones desfilan por el fogón, los sonidos de amor (y de desamor), las melodías acústicas, lo soulero, lo pop y hasta el beatmaking (uno de los temas más escuchados fue Bizarrap Music Session ft. Paco Amoroso).

Influenciado particularmente por el indie, el jazz y el hip hop, lanza en 2018 un Mixtape, una suerte de primer disco experimental que terminó siendo eso: un experimento, una prueba piloto, una puerta de entrada donde convergieron distintos estilos musicales, mezclando sus composiciones instrumentales con sonidos electrónicos y samples.

Axel Fiks es un artista 360º: compone, produce, escribe y canta sus canciones, concluyendo en poemas melosos y centennials que muestran una clara inspiración cortazariana y un juego constante con la experimentación musical.