El artista santafesino Bruno Bosio presenta su debut discográfico llamado “La travesía de los espejos”, disponible en tiendas digitales a partir del 26 de julio de 2021.

El álbum cuenta con siete temas (seis instrumentales y una cantada) que invitan a un viaje de sonidos e intensidades diversas, un ir y venir constante enlazando oriente y occidente.

Bruno Bosio lo describe como “un álbum particular ya que la idea primigenia nace luego de un viaje por Medio Oriente que me ha marcado muchísimo. Como cada etapa de la vida o cada viaje es diferente, estoy seguro que el próximo álbum también lo será”.

Las influencias que destila “La travesía de los espejos” a lo largo de su gestación proviene de artistas tales como Rahim Alhaj, Faran Ensemble, Ross Daly, Said Chraibi, Tinariwen, Yemen Blues, Berlin Oriental Group, Hamza el Din, Ahmed al Jumairi, entre otros.

Algunas canciones fueron grabadas de forma casera y artesanal por Bruno Bosio en los primeros tiempos de confinamiento (“Melancolía en Do Mayor” y “Rincón de Otoño”). Otras en el estudio CIMA de Gabriel Strada (“Espejismos”, “Longa Nakryse” y “Friendship”). Y las dos restantes (“Lama Bada” y “Aziza”) fueron grabadas por Federico Teiler en la Mediateca de la ciudad de Santa Fe y cuentan con la participación estelar de Mauricio Centurión en bendir, Eduardo Mezio en derbake, Facundo Bordas en violín, y Judith Léonardon en bansuri y voz.

La mezcla y masterización de todo el álbum corrió por cuenta de Nahuel Ramayo. Mientras que la producción fue realizada en conjunto por Bruno Bosio y la artista francesa Judith Léonardon.

“LA TRAVESÍA DE LOS ESPEJOS”: Grabación
El proceso de grabación se llevó a cabo en tres etapas. Según Bruno, “’La travesía de los espejos’ comenzó de manera artesanal, con los micrófonos, la placa de audio y la computadora que tenía en mi casa, en julio y plena pandemia con fuertes restricciones. En octubre, con un poco más de flexibilidad, pude grabar una segunda parte en la Mediateca de la ciudad de Santa Fe junto a Federico Teiler. Y, finalmente, el último paso fue grabar en el estudio CIMA. Fue un proceso casero, lento pero muy placentero”.

Respecto a la artista multidisciplinar Judith Léonardon, el contacto para producir el disco surgió por las características propias que impuso la pandemia. En palabras de Bruno “a Judith me la presentó un amigo en común ya que ella estaba viviendo en el mismo barrio, en San José del Rincón, y había quedado varada por las restricciones de la pandemia. Pudimos conocernos y escuchar nuestras músicas y, a partir de allí, Judith se constituyó en la coproductora del trabajo aportando su rica mirada musical y acompañando el rumbo del álbum”.

BRUNO BOSIO
Bruno Bosio es un músico y compositor santafesino, en cuya carrera produjo y participó en distintos proyectos musicales de raíces Funk- Soul (Kármhasis), Rock (Kazachok), Folclore argentino, música afrocolombiana (Suma Qamaña), ejecutando el bajo y la gaita colombiana principalmente.
En 2020 publicó su primer EP como solista “Destino Funk”, compuesto por cuatro canciones propias caracterizadas por la fusión musical de estilos, pero sin dejar de ser el Funk la avenida principal.
Actualmente se encuentra presentando su primer disco llamado “La travesía de los espejos”, que incluye composiciones propias junto a canciones tradicionales de Medio Oriente. Su pasión por la música se manifiesta en que, según sus palabras, “es un arte de expresión vivo y latente, necesario para mi devenir cotidiano. Al igual que otras artes, se potencia cuando se realiza grupalmente. Una interminable curiosidad me llevan constantemente a la búsqueda e investigación de nuevos sonidos, ritmos, melodías y combinaciones musicales, hurgando en lo regional y en territorios lejanos del mapa, queriendo lograr que la fusión enlace sabidurías ancestrales y modernas, acercando musicalmente otros continentes. Crear lazos de entendimiento y convivencia pacífica entre culturas distantes y diferentes, entre el tiempo pasado y el presente, a través de la música, es algo que me desvela. La música es arte, y como todo arte está cargado de sentimientos, percepciones, ideas, energías y subjetividades. Por lo tanto la misma puede ser un gran aporte y herramienta a la transformación cultural de la sociedad”.