El artista urbano Carlos Quinones, mejor conocido como “El Carli”, nació en Arrollo Naranjo, en la Habana Cuba. Inició su carrera artística en el 2011, a los 11 años de edad. Para el 2015 sus canciones ya se escuchaban en las calles de la isla que lo vio nacer.

Sin embargo, sus logros no han sido sencillos, pues como él mismo comenta, “Fue un camino difícil, me cerraron muchas puertas, muchas personas no confiaron en mí, pero gracias a ellos hoy soy más fuerte”.

Durante el 2015, El Carli se presentó en varias provincias de Cuba, como La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguin y Santiago de Cuba. Para el artista ha sido una experiencia única, “recuerdo esos momentos como si fuera hoy. Sentir a las personas coreando mis canciones, ¡wow!, fue de las mejores sensaciones que he tenido en mi vida. Ver las plazas llenas fue motivador a dar un siguiente paso”, expresó.

Tomó la decisión de irse a vivir a Estados Unidos en 2016, para comenzar desde cero en la música. “Era algo para lo que me estaba preparando, asumí el reto y ahí comenzó todo”, señaló.

El 2017 fue un año de producción, música, videos, fotos y estrategias de marketing para empezar a posicionar su carrera. Poco a poco, él y su equipo fueron viendo los resultados en las plataformas digitales. Para el 2018 tuvo la oportunidad de participar en diferentes actividades, ahí fue cuando pisó un escenario de Miami por primera vez.

Fue justo ahí donde encontró el apoyo que buscaba, compañeros del género urbano como Yakarta, El Chacal, El Uniko, El Chulo, El Micha y muchos más estuvieron presentes en su desarrollo musical. “Viví muchas experiencias en el escenario con el Chulo y aprendí mucho. Antes no tocaba con músicos en vivo y ahora tengo la posibilidad de hacerlo porque ya sé cómo dirigir la banda”, comentó.

Actualmente cuenta con 19 temas. Él sabe que “todo lleva su tiempo” y, por ello, continúa trabajando arduamente para hacerse escuchar en toda Latinoamérica. Su compromiso no solo es interpretar, sino involucrarse en todo el proceso creativo, las composiciones, los acordes, etc., pues como él mismo lo menciona, “de niño siempre soñé con pararme encima del escenario, con que el público disfrutará de mi trabajo, y paso a paso lo estamos consiguiendo”.