Clara Ballestero presenta su segundo single “Desaparecer”, sucesor de “La luna llena” y anticipo del disco que lanzará en los próximos meses.

Con instrumentos acústicos, cuerdas y elementos de la electrónica, pero siempre atravesada por aires latinoamericanos, “Desaparecer” es una canción íntima y expansiva, que comienza con un deseo existencial “Desaparecer… olvidarme por un ratito quien juego a ser…” y concluye con una arenga al espíritu “Con la derrota y las piernas rotas se puede bailar”.

La canción fue compuesta por Clara Ballestero y su productor David Bensimon quien además estuvo a cargo de la grabación, la mezcla estuvo en manos de Matías Cella y fue masterizada por Eduardo Bergallo.

La canción y el videoclip (grabado en cuarentena) se encuentran disponibles en todas las plataformas digitales.

SOBRE CLARA BALLESTERO
Nacida en Buenos Aires, sus raíces musicales vienen heredadas de su prestigioso abuelo Oscar Anderle: cantante de jazz, músico, productor y autor de los mayores éxitos de “SANDRO” (Dame fuego, Rosa Rosa, Tengo, Una muchacha y una guitarra, etc.). Si bien no llegó a conocer a su abuelo Oscar ya que falleció en 1988, le dejó como herencia el entrañable vínculo con “El Gitano”.
La relación era tan familiar que solía pasar mucho tiempo con el y su familia en la mítica morada del artista y sentir esa imagen contenedora. Clara atesora con nostalgia su primer acercamiento a la música, jugando en un gran salón de la casa de “SANDRO” en el que se destacaba un gran piano de cola que llamaba la atención de esa niña curiosa, mientras oía la voz de quien consideraba un “abuelo por elección” cantando estrofas que serían himnos para una generación entera.
Clara Ballestero emprende su propio camino solista en 2018. Esta nueva etapa la encara con el productor David Bensimon y juntos comienzan a componer su primer material de estudio que verá la luz en los próximos meses.
La dinámica colaborativa que comparten les permitió un proceso divertido, lúdico y experimental en el que Bensimon graba todos los instrumentos y Ballestero hace lo propio con las voces.