La liposucción es una cirugía estética que quita la grasa del abdomen u otras partes del cuerpo, como los brazos. Esta cirugía es recomendada en pacientes que tienen una acumulación de grasa y un buen estado de salud. Sin embargo, no es un método para perder peso, sino una forma efectiva de lucir un buen abdomen.

Desde luego, al igual que cualquier otra intervención quirúrgica, tiene un tiempo de recuperación y, a pesar de que los resultados no se notan inmediatamente, es mucho lo que el paciente puede hacer para que el abdomen quede más estilizado. A continuación, queremos presentarte algunos consejos para recuperarse de una liposucción de abdomen.

¿Cuál es el tiempo de recuperación?
El tiempo de recuperación depende del paciente y lo que indique el médico. En reglas generales, es posible que una semana después de la cirugía, la persona pueda realizar algunas actividades cotidianas, siempre que su médico lo autorice. En cuanto a la actividad física, esta puede retomarse una vez que el doctor indique que el paciente puede retirar la faja. Sin embargo, es importante que la persona retome los entrenamientos progresivamente para no esforzar de más la zona de la intervención. Finalmente, puede que se produzcan hematomas y la inflamación tarde en desaparecer. En la mayoría de los casos, desaparecen por completo luego de los seis meses.

Consejos para el posoperatorio
Llevar faja

Las fajas para vientre caido ayudan a que la recuperación sea más rápida y el paciente sienta menos dolor. Por lo general, se utilizan todo el día durante dos a cuatro semanas, pero esto debe indicarlo el médico, ya que si se retiran antes pueden prolongarse las sesiones de drenaje linfático. Lo que hay que tener en cuenta al usar la faja es que sea de la talla adecuada y se adapte bien al cuerpo de quien la lleva. Entre sus principales beneficios, podemos mencionar la aceleración del proceso de recuperación y una mayor comodidad para hacer movimientos.

Realizar los drenajes linfáticos
Los drenajes linfáticos son muy importantes en la recuperación de la liposucción de abdomen. Estos drenajes sirven para eliminar los desechos que permanecen en la zona de la intervención y que el cuerpo no puede eliminar por ningún otro medio. Esta técnica aplica presión en la zona afectada para estimular el drenaje de líquidos. En el caso de esta intervención quirúrgica, por lo general, se recomiendan ocho sesiones de drenaje linfático, aunque esto puede variar en función del paciente.

Evitar el calor
Por último, es importante que después de la liposucción de abdomen, el paciente no esté expuesto al calor excesivo. Por lo tanto, deben evitarse las saunas, los baños con agua muy caliente y la exposición prolongada al sol.

La liposucción es la cirugía estética que reduce el exceso de grasa de zonas como el abdomen. Aunque los tiempos de recuperación varían, por lo general estos se acortan si el paciente sigue las recomendaciones de su médico. Llevar faja, realizar los drenajes linfáticos y evitar el calor son los mejores consejos para una pronta recuperación.