A casi un año y medio de que nuestra realidad cambiara, es momento de analizar lo positivo que nos ha dejado la pandemia. Sin duda en este balance hay que destacar el avance de la transformación digital (DX), y todo lo que ello conlleva en beneficio de todos.

A principios del año pasado, según nuestro Reporte de Tendencias de Protección de Datos 2020, sólo 19% de las empresas encuestadas por Veeam, en la región, incluyendo a Argentina, indicaba que nada les impedía avanzar en sus iniciativas de DX; el resto señalaba obstáculos como la falta de habilidades o experiencia en la transformación por parte del personal de TI (45%), la dependencia de sistemas y tecnologías heredadas (39%) y la falta de tiempo (30%), entre otros. Pero de un trimestre a otro esto cambió significativamente, y con ello el panorama que podemos esperar como consumidores.

Un estudio realizado por el BID y la OEA[1]indica que América Latina, avanzó en tres meses durante 2020 los niveles de transformación digital que se preveía que se darían en tres años. Sin duda, el Covid-19 evidenció la necesidad de seguir avanzando hacia la digitalización en nuestra vida cotidiana. A continuación, se presentan 4 tendencias aprovechadas por esta evolución, y los desafíos que persisten en torno a ellas:

  1. Sin contacto en los restaurantes. El distanciamiento social ha llevado al sector a buscar nuevas formas de atender a sus clientes y empleados. Muchos locales utilizan códigos QR para escanear menús, reservas y pedidos. El reto: aprovechar los nuevos datos digitales generados.
  2. Conferencias con realidad virtual (RV). Tanto en el trabajo como en las reuniones familiares, las conferencias virtuales con capacidades de RV e inmersión se están abriendo paso para crear experiencias a otro nivel, permitiéndoles crear avatares, compartir vídeos de 360°, hacer dibujos y gráficos que todos pueden ver y modificar en tiempo real e incluso mirar directamente a otro participante (avatar), hacer gestos o tocarlo. El reto: que la plataforma gestione y migre de forma inteligente esa información para que no nos perdamos nada.
  3. La banca digital. Las circunstancias han llevado a los bancos a acelerar su estrategia DX para seguir atendiendo a los clientes y optimizar su experiencia sin salir de casa. El reto: aumentar la ciberseguridad.
  4. Nuestra salud está apoyada por la inteligencia artificial (IA). En los últimos meses hemos visto más tecnologías destinadas a luchar contra los contagios: los sistemas de análisis de imágenes para el diagnóstico precoz y las soluciones de detección de aglomeraciones son dos ejemplos concretos que utilizan la IA. El reto: garantizar una alta disponibilidad para que esto se traduzca en vidas salvadas.

Estamos seguros de que estas tendencias irán más allá de la pandemia, ya que están abriendo nuevas posibilidades para todos. Se trata de resolver los retos que conllevan, y como todos ellos están relacionados con la gestión, la seguridad y la disponibilidad de los datos, ya sea en nuestros dispositivos personales, en los centros de datos de las empresas o migrando entre diferentes nubes y plataformas. La clave está en que las áreas de TI de las organizaciones cuenten con infraestructuras tecnológicas automatizadas, integradas, orquestadas e inteligentes que protejan los datos y las aplicaciones a la vez que faciliten la Gestión de Datos en la Nube.

Por Mauricio González, Vicepresidente de Ventas de Veeam para América Latina y el Caribe.

[1] “Ciberseguridad: Riesgos, avances y el camino a seguir en América Latina y El Caribe”, BID/OEA