Pere George (productor musical nominado a 2 Latin Grammys, incluyendo Disco del Año), nos entrega “DEStino”, en colaboración con Leonel García, el primer sencillo de lo que será MULTItasking su primer LP en español.

DEStino es una reflexión en torno a la muerte, al pasado y el futuro, para terminar dejándonos pensando en el presente. Habla sobre el inevitable destino al que nos enfrentamos todos los seres vivos de este planeta, y reflexiona sobre la insoportable conciencia que conlleva el ser humanos, y percatarnos de esto mientras vivimos.

Desde el primer momento, “Agarro fuerte la mano de al lado, miro a la gente corriendo sentado…”, Pere George nos está narrando el momento y contexto de tomar conciencia, estamos generalmente rodeados, junto a alguien, y no tenemos más recurso que aferrarnos al contacto, al cuerpo de otro, mientras vemos a todos y todo lo que nos rodea en un curso/trayectoria lineal en una sola dirección, para finalmente darnos cuenta que nosotros también estamos en esas vías del tren: “Yo sé que yo también voy pa allá mismo…”.

Los sonidos que lo acompañan desde el principio nos recuerdan al sonido de un electrocardiograma, la producción, la armonía y la estética sonora acompañan perfecto una letra precognitiva que parece escrita por una persona que ya conoce lo que es el desaparecer.

El precoro cambia de tono, y se convierte en un breve idilio con la vida, con el aquí y ahora, agradecer y apreciar lo que nos rodea; se siente como entrar en el ojo del huracán, es la calma y paz que nos permite dar paso a la máxima de la canción “que yo voy a desaparecer…”, un coro que pareciera prestado de alguna canción inédita de Prince, con falsete y una melange difícil de creer entre un rock contenido y el funk reencarnado a través de su hijo, el hip-hop.

Ya entrada la tercera parte de la canción (e incluso después de escuchar una referencia interesante a la Mona Lisa que nos mira inmutable) hace su aparición el enorme Leonel García haciendo nada más y nada menos que un rap lorquiano, con el más alto calibre de flow, sin emitir ni una sola nota musical, y simplemente dejando que las palabras que capturó en el éter hablen por sí mismas, es sin duda un momento muy interesante y seguramente memorable en la carrera de uno de los cantautores más importantes que ha tenido México.