El debut de el momento incómodo ha sido producido por Nick Schilke, grabado por Antonio Trapote, mezclado en Reno y co-editado por el sello Lago/Cráter y la agencia de management y booking To Be Confirmed.

Cinco temas enteramente personales que mezclan el hábitat del synthpop con el ruido de unas guitarras fibrosas y “letras de hoguera de campamento”.

Podría decirse que El Temporal, el EP de debut de el momento incómodo, es fruto del enfado. Pero no de una tarde de ira, sino del saber gestionar ese sentimiento: de vivirlo, analizarlo, dominarlo, expresarlo y, finalmente, echarlo a un lado. El proyecto personal de la madrileña Malena Fernández se presenta por fin en sociedad con un EP co-editado por el sello Lago/Cráter y la agencia de management y booking To Be Confirmed. Cinco temas enteramente personales que mezclan el hábitat del synthpop con el ruido de unas guitarras fibrosas y “letras de hoguera de campamento”. Con referentes estilísticos como la primera Angel Olsen, Mitski, Molly Nilsson o Dani, la frecuencia de El Temporal conecta con las problemáticas emocionales de las nuevas generaciones, convirtiendo a el momento incómodo en el último diamante en bruto extraído de la revitalizada escena guitarrera de la capital.

Producido por Nick Schilke (Portugal. The Man, Miguel y Weezer) de The Lair (LA), grabado por Antonio Trapote y mezclado en Reno, El Temporal llega precedido de tres singles de adelanto ampliamente seguidos por el público y muchos de los medios especializados más prestigiosos del país. La amarga, cristalina y contundente ‘Lo Que No Me Das’, la feroz ‘Mejor Ahora’ y, finalmente, el colosal estallido de épica sentimental de ‘El Volcán’. Tres cortes que anticipan a la perfección el prometedor punto de partida del nuevo proyecto de Malena; quien, antes de poner en marcha el momento incómodo, formó parte de las bandas Paracusia y Blue Boredom, y colaboró con el dúo Natos y Waor. ¡Romanticismo y mala leche a partes iguales!

Si un gran incendio arrasase con la escena incipiente de Madrid, ¿Qué sería de la ascua que aglutina lo mejor de todo esto? Malena y el momento incómodo. Fijo. Porque Malena toca los botones adecuados para que sucumbas ante ella sin necesidad de hacer gala de una vena vanguardista o post-todo para sorprenderte; simplemente utiliza su persona y sus canciones. Uno no puede hacer más que entregar las armas y rendirle pleitesía cuando escucha esas letras de alto contenido sentimental que te atraviesan el corazón con cada sílaba cantada por su poderosa voz, o esas guitarras con cuerpo y ensoñación a lo 4AD. Esas estructuras que se desarrollan capa a capa. Esos detalles de producción que te hacen pulsar el replay para volver a disfrutarlos. Pero sobre todo, la devoción por el momento incómodo la generan sus canciones. Porque detrás de todo este trabajo de orfebrería, hay una composición que se defiende perfectamente con una guitarra acústica, un piano o incluso cubos de basura de ser necesario. Siempre sonarán bien y, ¿qué hay más pop que eso? La escena y el resto de grupos somos contingentes, pero el momento incómodo y sus canciones son necesarias. Mané López – Buenatarde

el momento incómodo es la receta española (y en castellano) del pop perfecto: el que mezcla la magia instrumental del synthpop con el gancho de las letras de hoguera de campamento. El proyecto personal de Malena Fernández nace en Madrid, entre noches de blanco satén, barras de bar y paseos a casa. Un ensayo de autoproducción, dominio vocal y mundo interior con unas letras a priori cotidianas que nos empujan através de un túnel preciosista pero nada pretencioso. Una escucha íntima en los cascos del móvil y un directo potente en compañía de su banda, el momento incómodo suena bien en tu cuarto, en tu sala favorita y entre las cortinas de la ducha. Hanna Grande (Carrera).