El estatuto de limitaciones es el tiempo disponible para iniciar un proceso legal después de un incidente. Está presente en delitos penales y en otros casos como accidentes automovilísticos, y suele constar de un periodo de 24 meses, dependiendo cada estado o país.

Explicado en forma breve, un estatuto de limitaciones (también conocido como ley de prescripción) es el periodo de tiempo que posee una persona para iniciar un proceso legal después de haber sufrido un incidente en particular. Si bien es un término que se asocia directamente a los delitos penales, estos estatutos están presentes en muchos otros casos específicos, como en accidentes de tránsito, laborales o lesiones personales. La duración de este lapso varía según el lugar en donde sucede cada incidente. Si bien por lo general resulta ser un periodo de dos o tres años, también puede cambiar en base a las circunstancias y las personas que estuvieron involucradas en el suceso; no es lo mismo ser atropellado por un auto particular que por un móvil policial, por ejemplo. Múltiples características particulares del hecho pueden acortar de manera drástica este plazo, más allá de que sería de por sí totalmente contraproducente demorar el comienzo de un proceso legal.

En los casos de los accidentes automovilísticos en particular, el estatuto de limitaciones por lo general se extiende por dos o tres años. Dejar finalizar este plazo y no presentar la demanda en el tiempo especificado, puede tener consecuencias graves. A raíz de ello, lo más conveniente y aconsejable siempre es, luego de visitar a un médico para estar seguro de la gravedad de las lesiones sufridas, es investigar de la mano de profesionales expertos en el tema cómo iniciar una demanda o un proceso legal.

Un abogado o asesor legal es el profesional más adecuado para consultar y conseguir la representación, orientación y asesoría jurídica necesarias para la víctima de un accidente automovilístico, a través de todas las etapas del procedimiento penal. La función principal de un abogado experto en estos casos es la representación de calidad de los intereses de la víctima, quien mediante una demanda legal, buscará que todos sus derechos sean respetados como corresponde por ley.

Las opciones de éxito a nivel legal se incrementan exponencialmente si se inicia una demanda con la representación profesional de un abogado experto en casos de accidentes automovilísticos, así como también aumentan cuando el proceso legal comienza poco tiempo después de haberse producido el incidente. Iniciar la demanda de manera inmediata le asegura a la víctima una mayor probabilidad de que los testigos sigan disponibles, la evidencia no se pierda o contamine y que el acusado no salga del estado o del país antes de ser notificado.

El estatuto de limitaciones es de vital importancia para cualquier incidente o delito penal. En los casos de accidentes automovilísticos, esta importancia aumenta en gran medida ya que los derechos del ciudadano no son conocidos por todas las personas, quienes en ocasiones hasta creen que fueron los culpables del siniestro y suponen que no deben obtener ningún resarcimiento.

La autorrepresentación para los casos de accidentes automovilísticos es, como casi siempre, una mala decisión para quienes desean dejar atrás el shock traumático que padece la víctima. Olvidar y superar el dolor, el tiempo y las pérdidas económicas producidas por este incidente, dependen prácticamente en su totalidad de una demanda legal bien desarrollada que garantice que se cumplan a la perfección todos los derechos que tiene el ciudadano que fue víctima de un accidente de este tipo.

El costo del traslado en ambulancia, sumado a la atención profesional de un médico, la ocupación de una cama en un hospital y la compra de todos los medicamentos necesarios, constituyen un gasto muy difícil de afrontar para la mayoría de las personas. Además de ello, todo el tiempo que demande la recuperación de la víctima, es un lapso en el que esta no puede trabajar, por lo que no solo deberá hacerse cargo de todos los gastos mencionados, sino que además se verá imposibilitado de generar nuevos ingresos económicos para afrontar todo el precio que conllevan sus lesiones.


La víctima de un accidente automovilístico debe aprovechar al máximo el estatuto de limitaciones. Una firma legal experimentada en lesiones producidas en estos casos, como lo es Waldman Legal Group, la ayudará profesionalmente a navegar por las complicadas aguas que varían según el lugar, el tiempo, el acusado y las circunstancias particulares de cada caso.

Muchas compañías de seguro le niegan a la víctima lo que reclaman, incluso a veces cuando el estatuto de limitaciones aún no se venció. De esta manera, las víctimas de lesiones producidas en accidentes automovilísticos no obtienen la compensación y los beneficios que les corresponden por ley, o como mínimo se quedan con muy pocos recursos para poder exigirlos. La intervención en el caso de una firma legal como Waldman Legal Group, genera inmediatamente que las compañías se vean prácticamente obligadas a llegar a un acuerdo razonable para ambas partes, de forma que evitan llegar a una demanda legal que pueda resultarles muy costosa.

Esta firma legal está compuesta por abogados profesionales, con muchos años de experiencia en estos casos, y conoce a la perfección todas las limitaciones de estatutos de este tipo. Con ella, la víctima puede garantizarse de que todas las acciones legales necesarias sean operadas oportunamente, llegando a acuerdos beneficiosos para el cliente mucho tiempo antes de que se venza el plazo otorgado por la ley de proscripción.