Sonidos rotos de guitarras sintetizadas, con una voz limpia, clara de poesía atemporal y una batería híbrida potente. Solo eso hace falta para que estés inmerso a la locura explicitiana. Atraídos por lo que dejaron las miticas bandas del rock pero más contagiado en busca de seguir el hilo de la creación e innovación. Explicit es una banda en constante búsqueda y experimentación sin perder eso que tanto aman: la canción, buenos riffs y mucho groove.

El power trío nace en 2015, a través de Joaquín Silva (guitarra) con la incorporación de Ezequiel Fuentes (voz). Entre ese año y principios del siguiente, trabaja en las composiciones del EP debut que lanza en febrero de 2017.

El 27 de julio de 2018 entra al Estudio Ático Records para grabar su primer disco de estudio #Conectados, que le demandó tres meses de esfuerzo y dedicación. Del mismo se desprende el videoclip del corte que le da el nombre al álbum y le sigue «Mejor de Noche». El 27 de diciembre de 2018 Explicit realiza la presentación oficial en The Roxy Live y, desde entonces, no para de crecer. Luego de un 2019 cargado de shows, el power trío vuelve renovado y con intenciones claras de conquistar otros destinos.

31 de octubre del 2020 entran a grabar 2 singles con la producción de Luciano Villace en el Estudio Humano. Este representa la evolución y madurez de la banda 2021 se incorpora Alejandro Romero en la batería y con esta incorporación están listos para volver y mostrar las nuevas canciones.

“Sigo” el sentimiento de vacío existencial es desolador en una persona, su entorno no lo registra y él no lo expresa y eso hace que la depresión sea tan terrible, es esa lucha interior por seguir en esta vida normal sin verle el sentido.

“En tus manos”
Refleja cómo en estos tiempos las personas prácticamente delegan su vida al servicio de la virtualidad, olvidando la sensibilidad de un abrazo o el calor humano y quedando atrapadas en un mundo totalmente ficticio donde cada uno cree en su propia realidad lejos del verdadero plano de su vida.
En el videoclip se transporta esta situación a la problemática de un hombre tras la pérdida de su hijo, con quien retoma contacto incorporándose nuevamente a su vida a través de la realidad virtual y logrando de esta manera revivir situaciones y sensaciones. Cuando esta virtualidad comienza a fallar, un estado de desesperación lo invade y sumerge en una crisis donde la desesperación por reparar ese daño termina llevándolo a descubrir que él finalmente también es parte de una simulación aún mayor.