Seidor puso en marcha una plataforma interna para concentrar ideas, aprendizajes y ofrecer soluciones innovadoras a sus clientes y prospects.

“La única forma de tener buenas ideas es tener muchas ideas” es una frase que se le atribuye al investigador norteamericano Linus Pauling, la única persona en el mundo que fue reconocida con el Premio Nobel de Química en 1954 y Nobel de la Paz en 1962. Sus palabras recobran vitalidad ahora ya que en la mayoría de las compañías, sin importar el tamaño o la actividad, los organigramas y formas de gestión impiden el desarrollo de nuevas ideas o bien la identificación de talentos dentro de las empresas.

La creación de una plataforma de innovación dentro de Seidor, le permite ofrecer servicios de soluciones innovadoras para volcar ideas, aprendizajes previos y diseñar y gestionar prototipos de producto (producto mínimo viable). En definitiva, es un laboratorio para canalizar el flujo de ideas que surgen en el marco de un cliente o prospecta y que de otra manera la compañía no las puede encausar.

Este espacio sirve hacia adentro y afuera del cliente, es la posibilidad del manejo de ideas de manera sistematizada y ordenada, como una burbuja para llevar las ideas que se quieren desarrollar y que al mismo tiempo invita, a través de una metodología de trabajo, a los clientes a participar de este espacio de innovación.

“Nos dimos cuenta que en todas las empresas hay un gen emprendedor, solo que hay que activarlo, despertarlo de una larga siesta. En muchos casos vemos cómo las empresas se alejan de los pilares emprendedores, sobre todo cuando crecen, evolucionan y se vuelven más operativas y menos pensantes” explica Facundo Sánchez, uno de los responsables de la Oficina de Innovación de Seidor.

En muchas ocasiones sucede que ciertos organigramas y formas de gestión de las empresas impiden el desarrollo de ideas o bien la identificación de talentos dentro de sus ámbitos de trabajo. Este espacio reconoce las buenas ideas y convierte a los participantes en socios de ese proyecto además de un premio que le puede otorgar la compañía.

Desde la mirada de Seidor la innovación puede tener tres capas: la cultural que impacta en la forma de ser de la compañía, la estratégica que define los caminos que tomar para alcanzar un objetivo y la estructural que da forma a los recursos con los que cuenta. “Con esta iniciativa, por ejemplo, desmitificamos la idea de la oficina como espacio estructural para innovar: lo que promueve la innovación no es una silla y un escritorio, sino un sistema que impulsa la creatividad. No hay que imaginarse un espacio físico con un centro de costo y un gerente”, agrega Sánchez.

A las empresas en general y a algunas categorías en particular, se les torna muy frustrante la necesidad de navegar la incertidumbre que se vive. Además, cuando piden ayuda se dan cuenta que el mundo de las ideas es muy ambiguo, complejo y que necesita ser organizado para priorizar y evitar que se descarte alguna idea importante.

En este contexto la oficina de innovación es el lugar donde depositar el riesgo, el desorden de la organización para darle un ámbito especial de convivencia. También es de aprendizaje, sabiendo que la probabilidad de fracaso es alta, los innovadores aprendieron que el único camino viable para bajar el riesgo es reducir su impacto. “Trabajamos bajo la modalidad que comúnmente se conoce como fallar rápido y barato”, agrega Javier Azario, otro de los responsables de la oficina de innovación y agrega, “es la antesala para prepararse al mundo VICA, volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad”.

Desde la empresa, una estrategia que impulse la innovación tiene al menos tres características reconocibles: trabaja en pequeños lotes (gestiona el riesgo bajando el impacto de la falla), provee un criterio de asignación de recursos que tiene en cuenta el aprendizaje e invierte en prototipos como herramientas de medición.

De esta manera, todo el trabajo de la Oficina de Innovación se estructura alrededor de desafíos con el cliente o prospect y cada uno tiene una fecha límite. Se construyen canales por dónde llegan las ideas, se fija un día para la demostración y se traza un camino para el desarrollo del proyecto. “Bajo este planteo a la Oficina de Innovación llega un pedido de cambio de mercado, un diagnóstico de que un producto quedó fuera de presupuesto por su alto costo o simplemente la necesidad de hacer eficiente la experiencia del cliente. En la última instancia se verá si el camino elegido es una solución informática, una tecnología disponible, un cambio de proceso o subir algún escalón de la transformación digital”, concluye Sánchez.

Acerca de Seidor
Seidor es una multinacional española del sector tecnológico que ofrece soluciones integrales dentro del ámbito de la consultoría de software y los servicios informáticos. Cuenta con más de 30 años de experiencia en el mercado de las Tecnologías de la Información y una amplia oferta que incluye consultoría, estrategia, servicios de infraestructura, implantación y mantenimiento de aplicaciones, on-demand y servicios de outsourcing, entre otros. Tiene presencia en más de 20 países con oficinas propias en Europa, Latinoamérica, EEUU, Oriente Medio y África, desde las cuales ofrece a sus clientes cobertura nacional e internacional para sus proyectos.
Como compañía global en constante desarrollo, Seidor constituye una de las mayores consultoras mundiales de SAP. Su trayectoria con SAP Business One comenzó en el año 2003 y continúa al día de hoy siendo Platinum Partner de SAP.
En el 2020 Seidor obtuvo el premio SAP Pinnacle Awards. En reconocimiento de la excelente contribución a SAP, Seidor es el SAP ERP Partner del año Pequeñas y Medianas empresas.