Once canciones universalmente conocidas como «Gracias a la vida», popularizada en Argentina por Mercedes Sosa en su disco «Homenaje a Violeta Parra» además de «Lágrimas Negras», «Veinte años», «El cuarto de Tula» entre otras, suman también la recién lanzada «Manhã de Carnaval», clásico de la bossa nova popularizado hace más de cinco décadas por Luiz Bonfá y que, tanto en la singular revisión que hacen de la canción Isaac & Nora como del maravilloso y evocativo videoclip, cobra un nuevo significado muchas décadas después de que naciesen.

En la voz y el singular acento español afrancesado de la dulce y jovencísima Nora y la trompeta de su hermano Isaac junto a su padre Nicolas, se consigue modelar un sonido en donde el talento innato de los jóvenes hermanos franceses de origen surcoreano consigue dotar a estos clásicos incombustibles en canciones que cobran una nueva vida. Por momentos hay ecos sonoros a ritmos orientales, en otros a raíces más tropicales, en otros incluso balcánicos; pero siempre acaban sonando a Isaac & Nora.

«Latin & Love Studies», el debut de Isaac & Nora, ve la luz en todo el mundo a través del sello y agencia española Madame Vodevil, casa discográfica y agencia de artistas como Fetén Fetén o Emilia y Pablo, organizadores de giras de artistas como Silvana Estrada y Daniel, me estás matando y creadores de eventos como Caprichos Musicales en Paradores o Gira en Kasas; quienes siguen construyendo un imaginario en donde la canción popular y las conexiones con la tradición latinoamericana más transversalmente universal sigue teniendo mucho que decir. Como Isaac & Nora.

BIOGRAFÍA
Cuando se habla de artistas muy jóvenes es habitual caer en la tentación de hablar de ellos como «el futuro de la música». En el caso de Isaac & Nora, dos hermanos franceses de apenas 13 y 9 años que se han convertido en un fenómeno viral de un alcance planetario imparable, con decenas de millones de reproducciones, gracias a sus sentidas y maravillosas versiones de canciones elementales del repertorio popular latinoamericano, lo justo es que, más allá de que se hable de futuro, se hable sobre todo de presente.

Y es que Isaac & Nora son una de las realidades más palpables de que la música no entiende de generaciones ni modas, sino de sensibilidad. Así lo han demostrado cuando, casi como un juego doméstico y un método educativo impartido por sus padres, sus singulares, frágiles y emocionantes versiones de clásicos del cancionero latino como “Veinte años” (que, solo en Facebook, suma más de 90 millones de reproducciones), “Gracias a la vida” o “Lágrimas negras” los convertían en un proyecto que, más allá del fenómeno, conseguía actualizar, resignificar y dotar de nueva vida y matices estos himnos populares.

Estas curiosas versiones no eran solo eso: eran también un ejercicio que, sin ningún tipo de plan ni ambición, ayudaban a recuperar la memoria cultural fundamental del repertorio musical latinoamericano: canciones de iconos como Violeta Parra, Lucho Bermúdez, María Teresa Vera, Carlos Mejía Godoy o Natalia Lafourcade que, ahora, una vez pasados por el estudio de grabación, se cristalizan en «Latin & Love Studies», su álbum debut, el cual representa un crisol sonoro que convierte un cancionero que tiene más de cincuenta o sesenta años en un repertorio nuevamente joven.

La dulzura, la inocencia y la naturalidad de Nora a la voz, con su particular acento español, y la categoría de Isaac al acompañar a su hermana con la trompeta, junto con su padre Nicolas (surcoreano de nacimiento) a la guitarra, consiguen componer un crisol sonoro que, a la vez que rinde culto y pleitesía a la canción tradicional, también compone un espacio polifónico, mixto e imperecedero.