Son US$50 millones para abordar los impactos inmediatos y a largo plazo de COVID-19.

J.P. Morgan Chase anunció un compromiso filantrópico global de US$50 millones para abordar la salud pública inmediata y los desafíos económicos a largo plazo de la pandemia global COVID-19.

Los fondos apoyarán a las comunidades y a las personas más afectadas por esta crisis de salud pública a través de un compromiso inicial de US$15 millones, que incluye:

• US$5 millones para proporcionar asistencia médica inmediata, alimentos y otro tipo de ayuda humanitaria a nivel mundial;
• US$2 millones para socios sin fines de lucro en todo el mundo que están respondiendo a la crisis del COVID-19 en sus comunidades;
• US$8 millones para ayudar a las pequeñas empresas vulnerables con dificultades económicas significativas en Estados Unidos, China y Europa.

Los US$35 millones restantes se destinarán, a lo largo del tiempo, a ayudar a las comunidades y personas más vulnerables a recuperarse de la crisis y tener la oportunidad de beneficiarse de un crecimiento económico futuro. La empresa se apoyará en sus áreas centrales de especialización, que incluyen salud financiera, empleos y habilidades, crecimiento de pequeñas empresas y desarrollo comunitario y aplicará lecciones aprendidas de iniciativas como AdvancingCities, el proyecto del Banco para invertir en soluciones que refuercen la vitalidad a largo plazo de las ciudades y las comunidades dentro de ellas que no se han beneficiado del crecimiento económico.

“Nuestro compromiso es a largo plazo y vamos a enfocarnos en apoyar a las personas, las pequeñas empresas y las comunidades más vulnerables a medida que enfrentan dificultades financieras, oportunidades de trabajo inciertas, un panorama empresarial cambiante y una mayor presión para acceder o mantener una vivienda accesible” afirmó Facundo Gómez Minujín, presidente de J.P. Morgan Argentina.