Jordi Maranges, el que fuera cantante de El diablo en el Ojo (una de las bandas más interesantes del panorama indie nacional de finales de los 90s), presenta después del celebrado EP Sentimental vol II, nuevo single, de nuevo bajo el paraguas del sello madrileño FEP producciones. Será el próximo 25 de marzo y se podrá disfrutar en todas las plataformas digitales.

La balada del hombre penetrado es una canción con elementos electrónicos y acústicos que reflexiona en clave pop sobre el género, la masculinidad y los límites del deseo ¿Qué significa ser hombre? ¿Dónde están los limites que marca el género? ¿Por qué persiste la idea de masculinidad como aquello no penetrable, duro e inaccesible ?

Con influencias del pop romántico de los 70s, de las bandas sonoras de algunos films de esos años (Francis Lai, Ennio Morricone, Georges Delerue…) y el pop electrónico de artistas actuales como Jay Jay Johanson, La Bien Querida o John Grant , La balada del hombre penetrado se erige como un gran aleluya por la llegada del nuevo hombre, esa nueva masculinidad que no teme dejar las armas de cazador y dejarse penetrar, explorar la pasividad para vestirse de largo con su nueva esencia…

Podríamos utilizar un símil osado al sostener que La balada del hombre penetrado funciona como una imagen en negativo de El Madrileño de C. Tangana o del arquetipo masculino encarnado por la figura del crooner (El Puma, Bertín Osborne, Frank Sinatra, Nino Bravo, Adamo…) una imagen a la inversa que desarma el espejismo del cantor de falsos romances, de ahí que melódicamente percibamos un homenaje claro a la canción ligera o al universo kitsch del Don Juan crooner (“ese hombre que tú ves ahí que parece tan galante…” como diría nuestra adorada Rocío Jurado). La Balada del hombre penetrado es un single bailable, pegadizo y atmosférico y cuenta con un estribillo coreable hasta el desmayo.

Ha sido grabada y mezclada, durante el pasado verano pandémico, en los estudios Favela de Palma, con Michael Mesquida como productor y masterizado en Urban Studios, por Rafa Rigo.

La portada del single es un retrato del artista menorquín Luís Jaume. La serie fotográfica y el teaser son también obra del artista Luís Jaume.