Seguramente muchos y muchas de nosotros/as hemos sentido en estos últimos años que la tecnología se apoderó de muchos aspectos de nuestras vidas.

No es novedad que los grandes expertos en psicología explican que en las redes sociales muchas personas no muestran su vida cotidiana REAL, sino que muestran lo que los demás quieren que se vea. Muchas veces la otra cara de la moneda es bastante sórdida con realidades que ni remotamente se parecen a las fotos o «stories» que se suben a las distintas plataforma.

En este contexto, el compositor y cantautor, Kike Mortarotti nos presenta «VISTAS» una canción, acompañada de un video que nos hace reflexionar sobre como la tecnología acaparó grandes porciones de nuestra vida, desde los filtros que quitan «imperfecciones» que en su canción él mismo llama «caretas» hasta lo que se comparte, o se hace con tal de tener un like.

Sello: @upm_ok

KIKE MORTAROTTI (ALDER)
Este proyecto solista surge a mediados del 2020 en una época de quiebre y reflexión por parte del autor quién se reencuentra con letras y música guardadas en un cajón a la espera de algún día ser compartidas. Allí, en la ciudad de San Rafael, Mendoza, Kike Mortarotti afronta este nuevo camino con nuevos desafíos, estilos y maneras de trabajar (muy diferentes a lo que venía haciendo anteriormente).
Es en el estudio de grabación V2K, junto a su técnico Maxi Garino donde encuentran a la persona indicada para colaborar con este trabajo (Maxi Guiñazú en la producción musical) y así, formar el equipo que se encargaría del álbum (o E.P) titulado ALDER.
ALDER es el nombre del personaje principal convertido en música y que, cronológicamente, cada canción representa un capítulo de la historia que se narra, y cada capítulo (como la vida del protagonista) contiene diferentes emociones, vivencias y maneras de afrontar la vida, donde la música (mediante distintos estilos como rock, pop, folk, trap, cumbia, e/o) acompaña cada contexto.
Las influencias que estuvieron presentes en todo el proceso fueron: No te va gustar, León Gieco, Jorge Drexler, Bersuit Vergarabat, Javier Calamaro, Calle 13, Juanes y Bunbury.
Cabe destacar que la idea original del proyecto era solo grabar las canciones en formato acústico (voz y guitarra) como un modo de autorrealización por parte del autor, pero después de que Maxi Garino (técnico en grabación) escuchara las maquetas, apunta a un producto mucho más allá. Generándose un gran equipo de trabajo de tan sólo 3 personas y un álbum que es el resultado de una labor puramente sanrafaelina, mendocina y cuyana.