Desde hace más de un año que las empresas del mundo se vieron sumergidas en el desafío de experimentar y adoptar innovaciones que les permitiera no sólo satisfacer las demandas de sus clientes, sino también dar soporte a sus empleados con respecto al trabajo remoto. Y, sin dudas, Kubernetes (K8´s) han jugado un papel fundamental en la aceleración hacia la transformación digital.

¿Por qué son tan importantes? Muy sencillo, las organizaciones utilizan K8´s para desplegar de forma más rápida y segura las aplicaciones como también para gestionar y automatizar la infraestructura de almacenamiento, de red y de computación, ya que permite dar acceso a los distintos servicios de manera ininterrumpida. Esto se debe a que K8´s es un orquestador de código abierto que se encarga de administrar las cargas de trabajo y esos micro-servicios, que se crean bajo demanda, llamados contenedores. Existen dos tipos: los volátiles (stateless), que no poseen o guardan información consistente, ya que puede ser una recreación de otro contenedor; y los que poseen y guardan información consistente (stateful).

Si bien son muchas de las ventajas que se obtienen a la hora de implementar K8´s, ofrecer una plataforma para programar y ejecutar los contenedores en un conjunto de máquinas ya sean virtuales, físicas o que se encuentren en la nube es su principal diferencial. En especial para aquellas empresas que adoptaron el concepto de DevOps que le permite acelerar el proceso de diseño de las nuevas aplicaciones, optimizar las actuales y conectarlas entre sí. Es decir, les da la posibilidad no sólo de escalar las apps en los contenedores y sus recursos sobre la marcha, sino que también de comprobar el estado de las mismas y reconstruirlas con ubicación, reinicio, replicación y escalamientos automáticos, si es que existe alguna diferencia con el estado ideal de la aplicación.

Los contenedores al no tener una capa de hardware ni un sistema operativo exclusivo, cualquiera puede implementar K8´s porque es agnóstico al hardware. Cualquiera podría ejecutarlos en su propia estación de trabajo.

Estos sistemas de código abierto continúan representando un reto para las empresas. Tener los conocimientos adecuados para poder desplegar y gestionar K8´s no es sencillo, pero gracias a la adquisición de Kasten, una solución nativa de K8´s que ofrece Respaldo y Recuperación, Movilidad de Aplicaciones y Recuperación de Desastres, con Veeam logramos ajustarnos al cambio de nuestros clientes y nos permitió ingresar al mundo de protección de los contenedores.

Por Dmitri Zaroubine, Presales Manager para Latam en Veeam Software