‘Bahamut’ trae la destrucción de un viejo mundo y el nacimiento de un mundo nuevo. Es una canción sublime, oscura, violenta y épica.

Don Bolo es ruido experimental para personas con problemas mentales, inadaptados y aficionados a las sustancias que marean. La banda de Criminal Punk Jazz nace en 2015 en Quito, Ecuador, como un dúo de bajo y batería que se tomaba las calles y parques de la ciudad para destilar inconformidad. Negándose a ser más de lo mismo, el grupo hace música como un último grito de libertad individual ante un mundo de falsedades y buenas reputaciones. Actualmente, el grupo está integrado por Emilio Montenegro en el bajo eléctrico, José Hernández en la batería, Daniel Gachet en la guitarra, Pedro Naranjo en el saxofón barítono y Luis Sigüenza en el saxofón alto.

La intención de su propuesta musical es sacar al espectador de su zona de confort y presentarle posibilidades, sonidos y colores que jamás imaginó posibles. Su misión es romper con la seguridad que brinda la música indie pop rosada, lo correcto y lo normal.

‘Bahamut’ es su nuevo lanzamiento, además, es el nombre de un dragón presente en varias mitologías del mundo y habita en el fondo del mar. Bahamut trae la destrucción de un viejo mundo y el nacimiento de un mundo nuevo. Es un tema sublime, oscuro, violento y épico. El soundtrack perfecto para el apocalipsis del mundo como lo conocemos.

«‘Bahamut’ es una canción que refleja el nuevo sonido de Don Bolo, mucho más pesado, electrónico y ácido», comenta la agrupación.

«Es una canción para las lunas llenas de sangre, para la insurrección popular, para quemar imperios y para despedirse del mundo», agrega la banda.

‘Bahamut’ es el primer sencillo del segundo álbum de Don Bolo. El disco saldrá a mediados de enero del 2022 y es parte de una producción conceptual en donde se explora más el potencial cinematográfico de la banda.

«Si escuchas Don Bolo, nunca vas a olvidar la experiencia así lo ames o lo odies. La indiferencia no tiene cabida en nuestro universo», concluye el grupo.

Don Bolo ha sido influenciado por distintas corrientes musicales como el rock, punk, jazz, trap, drill, noise, música experimental, música clásica y música de películas. Además, están las vivencias, dichas y desgracias, la desesperante situación de Latinoamérica, los memes, el distópico presente y el oscuro futuro.