Las historias positivas, aún en tiempos de coyuntura mundial vertiginosa, ocurren día a día en Twitter.

Las personas llegan a la plataforma a compartir, pasiones, intereses y a su vez, para ayudarse unos a otros. Así, muchos encuentran amplificación y un verdadero servicio para la comunidad.

Por eso, te comparto un caso puntual de la cuenta de la empresa Cotnyl S.A, una fábrica de plástico que puso a disposición su trabajo y materia prima en Twitter, para la fabricación de máscaras protectoras.

Todo surgió de un Tweet en su cuenta, pero el contenido comenzó a amplificarse de manera tal que alcanzaron a las autoridades y hoy están en marcha la producción de 100.000 máscaras para atajar la coyuntura.