En un lugar de trabajo o a lo largo del ejercicio de la gran mayoría de las labores, puede producirse prácticamente cualquier tipo de lesión. No obstante, algunas lesiones resultan más típicas que otras; un empleado se encuentra expuesto a múltiples lesiones y accidentes potenciales mientras trabaja, y según la labor que esté llevando a cabo, la peligrosidad puede aumentar o disminuir en gran medida. Pero generalmente, siempre hay riesgos estrechamente relacionados al trabajo que se está llevando a cabo.

Las contusiones y magulladuras, y también los golpes producidos por caídas de objetos u otros accidentes en obras de construcción, ocupan el primer puesto en la lista de lesiones laborales más comunes en Texas. Lideran esta tabla con una cantidad que equivale a la tercera parte de las lesiones relacionadas al trabajo, incluyendo también labores extenuantes como el levantamiento de cosas pesadas.

Tanto las distenciones musculares como los esguinces, ocupan el segundo puesto de esta lista. La misma continúa con la presencia de cortes y desgarros, incluyendo cortaduras por sierras o artículos cortantes o filosos; fracturas (generalmente por caídas de escaleras o andamios); y lesiones traumáticas múltiples, también muy presentes en caídas o accidentes en industrias o edificios.


Continuando con las lesiones laborales más comunes en Texas, es dable destacar que se producen muchas quemaduras por calor al hacer contacto con materiales o líquidos calientes; quemaduras químicas generadas por ácidos; y lesiones por esfuerzos repetidos constantemente en el trabajo, como la tendinitis o el síndrome del túnel carpiano. Estas últimas dos se observan generalmente en empleados que deben utilizar durante mucho tiempo computadoras o teclados.

Todas las aquí nombradas son las lesiones de trabajo más repetidas en el estado de Texas. Pueden ocasionarse en múltiples situaciones y sitios laborales, en ocasiones hasta en los menos imaginados. Las lesiones causadas por traumatismos son de las más comunes, pueden suceder en accidentes automovilísticos o diversos en cualquier empresa o en la calle, e involucran lesiones como fracturas, heridas profundas, cortes, laceraciones, quemaduras y hasta amputaciones o pérdida de la visión y/o la audición.

Un traumatismo puede generarse por factores mecánicos, químicos o físicos, y es una de las lesiones más graves que generalmente conllevan secuelas e incapacidad temporal o permanente para el trabajador. Su tratamiento suele requerir cirugías, implantes o periodos muy extensos para la rehabilitación de la lesión. Entre las lesiones traumáticas más comunes en Texas, se hallan lesiones craneales; de mano y del brazo; de rodilla, tobillo y pie; de la médula espinal; y de espalda y cuello.

Por otra parte, las lesiones por estrés repetitivo son causadas por trabajos manuales en lugares como oficinas o en menor medida, fábricas. Asimismo, se observan comúnmente en la práctica profesional de deportes y en aquellas labores que incluyen un constante uso de dispositivos electrónicos modernos. Este tipo de lesiones es desarrollado a lo largo del tiempo y afecta directamente a los tendones, los nervios y los músculos, a raíz de la utilización masiva de un miembro y los movimientos repetitivos que esta implica.

Entre las lesiones por estrés repetitivo más comunes en Texas, se hallan lesiones y trastornos por movimientos repetitivos; trastornos por trauma acumulativo; trastorno del miembro superior; y trastorno musculoesquelético regional. Generalmente, el trabajador resulta víctima de estas lesiones o trastornos por mantenerse en posiciones incómodas para desarrollar sus labores. También suelen suceder producto de esfuerzos físicos excesivos que someten algunas partes del cuerpo a compresión mecánica o a vibraciones.

Continuando con las lesiones laborales más comunes en Texas, uno de los tipos que resulta más típico es el de las lesiones en accidentes de tránsito. Entre ellas se repiten mucho los latigazos cervicales; el estrés postraumático; las heridas en la cara y extremidades; dolores en la espalda; esguinces o distenciones musculares en hombros, pecho o espalda; y fracturas de huesos.


Las laceraciones y cortes son otras de las lesiones más comunes en el trabajo, principalmente en industrias que requieren el uso constante de sierras, cuchillos, picadoras, guillotinas o rebanadoras, pero también son muy frecuentes en el ámbito de las industrias automotriz y de la construcción. No son exclusivas de un tipo en particular de trabajo, sino que suceden en cualquier ámbito laboral donde sean utilizados equipos e implementos peligrosos.

La laceración es el desgarro de la piel. Puede resultar liso como en los casos de raspones, o ser profundo y requerir una cirugía o sutura que cierre la herida. Por su parte, las cortaduras son heridas uniformes, más profundas, que generan hemorragias más grandes y afectan músculos, tendones, tejidos o nervios. En ocasiones más graves aquejan también a los vasos sanguíneos, los ligamentos y los huesos.

Otro tipo de lesión laboral muy común es la producida por caídas o resbalones, y comprenden lesiones en la mano, muñeca, pie, pierna, tobillo y rodilla. Si bien la caída puede producirse por un error humano, en múltiples ocasiones es generada por pisos levantados o daños en las alfombras, por líquidos derramados, por falta de iluminación, mantenimiento deficiente, lugares obstruidos u otros.

En menor medida, pero aún así muy comunes, se destacan las lesiones por usos de maquinaria y equipos pesados, como excavadoras, montacargas, grúas o pavimentadoras; las lesiones por sobreesfuerzo, al sobrecargar músculos levantando, empujando o jalando objetos pesados; la pérdida de capacidad auditiva o sordera al estar expuesto a ruidos fuertes; la pérdida de la visión o ceguera por quemaduras, exposición a gases o sustancias químicas o heridas con objetos punzantes; intoxicación o envenenamiento por inhalación de gases tóxicos; lesiones por electrocución; y lesiones por quemaduras.

Finalmente, se reconoce al estrés laboral y al daño psicológico como frecuentes en el ámbito de muchos trabajos, quizás por ser rutinarios, mal remunerados, acoso laboral o por preocupaciones y malos tratos, los cuales pueden causar trastornos psicológicos severos. Suelen provocar incapacidad y limitaciones laborales de manera temporal o permanente.

Independientemente de la industria, todos los trabajadores en Houston deben tener un ambiente de trabajo seguro y libre de peligros. Cuando las empresas optan por reducir las medidas de seguridad, anteponen sus ganancias al bienestar de los empleados. Si se forma parte de un accidente en el lugar de trabajo, es de vital importancia consultar con abogados de lesiones personales en Houston para asegurarse de proteger los intereses legales y financieros de la víctima, comprendiendo las alternativas y aumentando en gran medida la posibilidad de obtener la mayor compensación y todos los beneficios al trabajador correspondientes por ley.