«Wacho pistola negro cabecita, así me llaman todos condenándome la vida».

Con esa frase comienza el último corte de LWLO, “Wacho pistola”, que grabó junto a Percy Big Bang (integrante de Villeros Criú) y cuyo videoclip, grabado íntegramente en la villa 21-24 de Barracas ya está disponible en YouTube.

LWLO reaparece en la nueva escena de la música con otra propuesta disruptiva y contestataria, como fiel reflejo de lo que les jóvenes tienen para decir sobre la construcción de una sociedad más justa.

«La canción nace de la necesidad de mostrar la desigualdad social, la discriminación y la marginalidad normalizada por el sistema, de una forma musical que sea popular y que el mensaje llegue a la gente de una manera directa. Sin vueltas», cuenta la artista que desde muy chica encontró en el rap una motivación artística genuina y fresca.

En plena pandemia y a través de una amiga que está a cargo de talleres de cine en un centro cultural en la 21-24, LWLO llegó al barrio Zavaleta en donde se encontró con el grupo de hip hop Villeros Criu. Fue el estilo, la voz y la forma de rapear de uno de ellos en particular, de Percy Big Bang, lo que le llamó la atención y la llevó a imaginar este feat que hoy es realidad.

En diciembre realizaron juntos un show en vivo vía streaming con entrada gratuita e invitades.

«Si bien venimos de palos distintos, y claramente no vivimos la misma realidad social, yo viví la discriminación en la adolescencia, y la música me sacó adelante, y cuando escuché en sus letras como él hablaba de la sociedad estigmatizándolo por el simple hecho de nacer en una villa, y que el lidiaba con ese dolor y con ese sentimiento a través de su música, supe que teníamos mucho más en común de lo que creía”, relata.

Hoy, LWLO produce y graba sus propias canciones junto a 3Música.

El video de “Wacho pistola” fue producido por Mariano Dawidson, dirigido por Santi Guidi y grabado en la villa 21-24 del barrio de Barracas, en la Ciudad de Buenos Aires.

BIOGRAFÍA
Su camino en la música comenzó cuando su abuela le regaló la primera guitarra, que le dio impulso a tomar sus primeras clases de canto. Formó parte de varias bandas y a los 15 años comenzó a escribir sus canciones, en medio de una adolescencia difícil.
Estudió música y producción musical, y vendió su auto para cumplir el sueño de grabar su primer disco.
Luego de eso, participó de importantes festivales como el La Flor Mas Bella del Ejido de México, el Festival del Orgullo LGTBIQ de Buenos Aires, la apertura de los playoffs del Obras Basket en el Estadio Obras y dos giras por toda la Costa Atlántica.