El abogado Santiago Bermúdez se hace cargo de la presidencia del Partido Anti Corrupción (PAC) en la Ciudad de Buenos Aires y desde este lugar pretende hacer un trabajo para mejorar la calidad de vida de la gente encarando una fuerte lucha contra la corrupción.

Bermúdez, es un reconocido abogado que representa a varias celebridades, también es conductor de TV y productor teatral. Pero ahora decidió tomar un papel principal dentro de la política asumiendo el cargo de presidente del Partido Anti Corrupción en CABA, que se presentará en las próximas elecciones legislativas el próximo 24 de octubre.

Como empresario, siempre apostó fuerte a su país, pero ahora dice que lo va a hacer desde otro lugar, por eso se encuentra trabajando desde hace varios meses junto a un equipo muy capacitado cuyo objetivo principal es poder cambiar la historia del país con fuerza política.

«La ideología del partido me representa y creo que el PAC le puede hacer muy bien a un país donde la corrupción reinó durante décadas. Eso tiene que cambiar. Nosotros apostamos por un país donde la corrupción y los sobornos desaparezcan, esa es la base de este partido. A nivel nacional queremos cambiar la terrible política económica que está ejecutando este gobierno. Vamos a trabajar fuertemente para que no se pierdan nunca más las libertades individuales como lo estamos viviendo en este momento» dice Santiago Bermúdez y agrega que «Estamos atravesando una verdadera crisis, pero recordemos que las crisis traen oportunidades, y nosotros sabemos salir adelante con honestidad».

Además el abogado sostiene que «en CABA lo importante es mejorar en seguridad y educación, pero como tema urgente, los porteños necesitan un verdadero ordenamiento del tránsito que se ve afectado a diario por innumerables corte y piquetes sin control ni orden», por este motivo, los porteños necesitamos un cambio de rumbo en las políticas publicas de la ciudad».

Acerca del PAC
El nacimiento del Partido Anti Corrupción se sitúa a 11.000 kilómetros de Buenos Aires, en Islandia. Con el paso del tiempo se expandió a países como Honduras, Costa Rica, Chile y la India donde lo adoptaron entre sus principales ideologías políticas.