Tras preparar el terreno a lo largo del año pasado con el lanzamiento de tres sencillos llenos de intensidad sonora –‘Local Demons’, ‘Synthetic’, ‘Follow’-, la banda capitalina arranca este 2021 con el lanzamiento de su nuevo material; mismo que sólo podría definirse como un vortex interdimensional en el que emociones y matices de todo tipo se funden en una misma marejada conceptual.

‘Dreams of Devotion’ se trata de un súbito paseo por aquellas tonalidades afectivas que han marcado el curso de la humanidad durante el último año, mismo ejercicio catártico que pretende rememorar aquellos recuerdos que parecen debatirse en medio de un pasado espectral e irreconciliable, pero que también propone nuevas formas de estridencia anímica que nos invitan a hacerle frente al porvenir con una sonrisa en los labios y una melodía pegajosa en la cabeza.

Los siete temas que conforman a esta placa destacan como una colección de ambivalencias en las que la melancolía deliciosa del new wave, el post punk y el shoegaze se fusionan con la energía plenamente bailable del pop alternativo y del surf indie, dando como resultado un estilo que sólo puede definirse como “happy sad”.

El título de este álbum –mismo que, por momentos, nos remonta a esas explosiones de nostálgica sensualidad invocadas por bandas ochenteras de new wave como Depeche Mode- no es gratuito, ya que ‘Dreams of Devotion’ se trata de una descarada carta de amor a todos aquellas obsesiones fantasmales y romances secretos por lo que vale la pena vivir y morir.