Su trabajo más reciente y colaboración con otros artistas la ha llevado al resultado refinado para el lanzamiento de su nuevo disco con la primera presentación del sencillo y videoclip de Lo vi venir. Canción producida con Matias Pepe, grabada en el estudio de Leonel García, mezclada por Matías Pepe y masterizada por Oscar Zambrano de Zampol Productions en Nueva York.

La canción habla de los caminos intrincados y del impacto determinista de nuestras decisiones en un universo complejo.

El videoclip Lo vi venir fue producido por Batai Films y dirigida por Rodolfo Haro Garza. Aquí Mathilde nos transporta a un viaje onírico que nos lleva por los estratos de la memoria acompañada de seres imaginarios.

Esperamos ver a la luz pública este nuevo sencillo y primer videoclip que forman parte de su lanzamiento a finales del presente año.

Un viaje a un mundo paralelo y surreal donde Mathilde explora curiosa cada zona y rincón de su mundo de fantasía. Para su realización se convocaron a más de 60 extras con cualidades únicas que representaban parte del imaginario colectivo de la artista; piezas fundamentales para la creación de este videoclip.

En palabras propias de la artista: “Veo mi música como si estuviera volando por la ciudad y sintiera el viento en la cara, o como si fuera de noche y estuvieras flotando en un sueño”.

Desde que nació, el alma de Mathilde ha estado unida a la música como por cuerdas invisibles y es la música lo que la ha impulsado a crear.
Habiendo recorrido desde niña esta disciplina a través del violín, el canto, el piano, guitarra, producción musical y su incursión como vocalista en la banda MATILDE BAND, agrupación de de jazz, funk y pop, Mathilde se abre paso con su proyecto como solista: MATHILDE SOBRINO.
Una apología de su arte sensible e individual; una inmersión en su mente y en la búsqueda constante de sonidos puros; realizando un trabajo completo en la música y lírica. Su constante autodescubrimiento creativo la ha llevado a la integración de sonidos electrónicos, ritmos pop alternativos con un encanto personal y propio una voz hipnótica y poderosa.