Algunas personas creen que vivimos en una simulación, una manipulación de nuestras experiencias personales causadas por fuerzas externas. Si esto es cierto, dicha simulación no garantiza una vida equilibrada para nadie.

El temor a nuestra existencia es parte de la experiencia humana, sin embargo, son muy pocas cosas las que pueden hacernos reflexionar sobre lo que sucede en nuestro entorno. En gran medida, esto hace que la música con guitarras a máximo volumen sea tan especial. Con «GOLLY», Mengers utiliza estas herramientas para cuestionar nuestra existencia y, al mismo tiempo, darnos consuelo sobre la misma.

El título del álbum se refiere a una adaptación del «Game of Life», un simulador computacional que algunos creen que imita el funcionamiento de la vida en la Tierra tan cerca como sucede en la naturaleza gracias a una sencilla mecánica algorítmica.

Los miembros de Mengers reflexionaron sobre la frustración en nuestro tiempo como si fuera el producto de una simulación en «GOLLY». Como tal, cada canción en el álbum toca un aspecto diferente de estas dificultades; «Tiempos Suicidas» habla de frente respecto a la angustia de vivir en los tiempos modernos con una línea de bajo que imita un sintetizador cibernético mientras conduce la melodía rockera a casa; mientras que «No Hay Futuro» nos da una perspectiva pesimista a través de música que se siente como una celebración. «Celebra» sube la apuesta, al ver la luz en la oscuridad y la oscuridad en la luz, atacándonos directamente con melodías pegadizas cantadas apasionadamente y sin restricciones, sometiéndose a la dualidad del track.

Para lograr plasmar la intensidad que la música requería, Mengers trabajó en el estudio Progreso Nacional de la mano de Hugo Quezada, responsable de varias de las grabaciones más aclamadas del underground mexicano: Belafonte Sensacional, El Shirota, entre otras.

Más allá de predicar o perderse en metáforas vagas, Mengers ha creado un trabajo que dice la verdad de la manera más directa posible, manteniendo un balance entre un tema específico y amplio al mismo tiempo: «GOLLY» representa la vida en la Tierra, mientras Mengers nos presenta un juego que podría ayudarnos a comprender mucho mejor nuestro entorno en estos tiempos tan difíciles.

Mengers es un poderoso trío de la Ciudad de México que se nutre del ruido por medio del rock en su forma más incendiaria. Formados dentro del garage rock, el punk, el stoner rock y la música psicodélica, el sonido practicado por la banda ha sido el pilar de su esencia desde su formación a finales de 2016. Compuesto por los hermanos Carlos (guitarra) y Pablo (batería) Calderón y de Mauricio Suárez (bajo), Mengers comenzó cuando Pablo recibió una batería como regalo de 15 años y pronto comenzaron a tocar covers. Perfeccionaron su sonido en fiestas al sur de la Ciudad de México, lejos de los lugares de moda.