Como parte de su impronta a la hora de crear un reloj distintivo, Mido, la marca suiza reconocida por la precisión y diseño de sus piezas, propone un estilo que la identifica en cada línea, con los íconos arquitectónicos más famosos del mundo.


En su tradicional colección de relojes Commander, Mido se inspiró en la Torre Eiffel, símbolo de París y Francia, y lo supo plasmar en cada pieza producida desde 1959, ininterrumpidamente.

El Commander Gradient que hoy propone la marca, llega para confirmar esto, con un modelo donde la mecánica de la relojería se hace visible gracias a la carátula de acrílico transparente, la primera en esta colección icónica. Los componentes del Calibre 80 se pueden admirar en el frente de la caja, así como en la parte posterior, gracias a su tapa transparente.


Adornado con un original efecto ahumado y degradado, el fondo de caja se vuelve cada vez más opaco alrededor de los bordes, mientras que la ventana de fecha, ubicada a las 3 en punto, resalta sobre el fondo blanco de la abertura.

Este reloj cuenta con caja y correa de acero inoxidable 316L de alta calidad y es completamente apto para el contacto con la piel, gracias a que resiste a la corrosión y demuestra una excelente durabilidad. A la correa se suma un broche desplegable con pulsadores, que permite una fácil apertura y cierre, en un reloj de aspecto elegante y atractivo, que propone una extensa variedad de aplicaciones.

El cristal de zafiro revela las espectaculares carátulas con un elegante relieve, además de brindar una legibilidad excelente en diversas condiciones. Fuerte y resistente a los golpes, ha sido concebido para durar, manteniendo su excepcional transparencia durante años.

El movimiento automático Mido Calibre 80 (base ETA C07.611) permite al usuario contar con una reserva de marcha de hasta 80 horas, resaltando entre los relojes de este calibre.

La arquitectura detrás del estilo
Reconocida por su histórico vínculo con el mundo de la arquitectura, Mido llega con este reloj de la colección Commander, cuyas líneas rinden homenaje a la silueta inimitable de la Torre Eiffel. Su caja redonda se hace eco de los arcos del monumento, mientras que los índices y agujas rectangulares, con barras de metal pulido, recuerdan la celosía de hierro de la torre. Esta estética atemporal ha resistido la prueba del tiempo durante más de cinco décadas, ya que Mido ha producido la colección de manera continua desde 1959. Al igual que la famosa torre parisina, el Commander es un verdadero ícono, símbolo de la tradición y el saber hacer de la relojería suiza.

Mido Commander Gradient (M0214071141100)
Punto de venta: Times Square, Lavalle 526
www.timesquare.com.ar