NAON presenta Un Galpón Vol.II “Voces” (Acústico) de las sesiones grabadas en la Ciudad de La Plata. La banda, inspirada por la situación de encierro y distanciamiento social obligatorio, nos invita a compartir el viaje para sacar (de forma genuina, sincera y desnuda) una versión acústica de uno de sus temas más grooveros.

La banda filmó la versión cerca de un bondi abandonado entre las malezas de un descampado. Simple, un grupo de amigos, una guitarra, la amistad, la ranchada y la música como protagonista. La canción se registra en esos últimos instantes de luz, “el sol ya escondiéndose y la oscuridad pidiendo permiso para cubrirlo todo, donde veremos un encuentro muy especial que decantó naturalmente del trabajo realizado con una búsqueda certera” según palabras de la propia banda.

Ficha Técnica:
Filmado el 1ero de Noviembre de 2020 en “Un Galpón” (Gonnet, La Plata, Provincia de Buenos Aires)
Producción: La Rompiente Audiovisual (Alejandro Calonje – Nicolás Giménez)
Dirección de fotografía: Nicolás Giménez
Cámaras: Luciana Arzich – Alejandro Calonje – Nicolás Giménez –
Asist. de fotografía: Lucas Martín
Asist. de producción: Juani Cardinalli – Manuel Sacon
Dirección de Arte: Ana Mongan – Marixa Raggio – Sofía Cascardo
Foto fija: Marina Villanueva (Oquio Estudio)
Edición y color: La Rompiente Audiovisual

Sonido grabado por Emilio Nicoli y Guido Bernasconi (Estudio Prisma)
Mezclado y masterizado por Emilio Nicoli en Estudio Prisma

NAON:
Iván Galbán: Voz
Agustín González: Guitarra – Voz
Emmanuel Lavalle: Coros – Percusión
Cristian Diez: Coros – Percusión
Martín Heredia: Bongó – Coros

Ficha Técnica:
Grabado en Estudio Mundog además en El Pie, Santa Marta y El Martillo durante el 2019
Producción/Mezcla: Bruno Marchetti
Masterizado en PURO MASTERING Eduardo Bergallo

Mas información sobre NAON:
“Naon” es un ente, un viajero en el tiempo, un espíritu conector en búsqueda de nuevas energías. Luego de la pandemia que azotó al mundo en 2020 la banda nos cuenta que “decidió viajar por el espacio-tiempo en búsqueda de un camino que nos guíe hacia el futuro del nuevo mundo, esperando encontrar “quiensabequé” en las posibles formas de vida existente. La entrega propuesta a un viaje cargado de incertidumbre invita a fluir por diferentes campos magnéticos, donde nos encontramos en el mejor estado para ser un solo bloque, un solo mensaje, la misma esencia capa por capa. Nota mental: lo sensorial jugará un papel fundamental ya que la única condición para llegar al final de éste trip será ser y sólo ser vos”.

La búsqueda artística de NAON es constante. “Genuina, sincera, vibrante, fresca”, suma el quinteto formado en el barrio porteño de Flores. Muy poética, pero nada compleja se podría agregar. Siempre con la mira puesta en lo moderno e innovador, se preguntan y discuten a sí mismos. No hay concesiones, la dicha es en movimiento o no es dicha. Al grupo le bastaron apenas dos años (meses más, meses menos) para formar e idear un imaginario potente y seductor que recientemente quedó cristalizado en su álbum homónimo y debut, poco menos de 30 minutos de una contundencia sonora abrumadora.

Un big bang musical que “se percibe como un todo, donde el conjunto es mucho más importante que lo individual” -a saber: las voces se reparten democráticamente entre tres de los cinco integrantes- y en el que confluyen el soul, el pop, el funk, el rhythm and blues y el acid jazz. Tomen de ejemplo “Tóxica”, “Manual” o “No me ves”. El orden de los factores no altera el resultado. Y ya que el catalizador es la fusión de géneros y la deconstrucción estilística, tampoco sorprende que el algoritmo vincule a la banda con Nafta, 1915, Valdés, Bandalos Chinos y Jvlian. “Estamos todos juntos… en un solo lugar. Casualidad, causalidad, ¡no importa mucho!”, aseguran los Naon al principio del disco (“Voces”), confirmando, por sobre todas las cosas, que la unión hace la fuerza de esta generación.

NAON es un grupo que comparte hace años la amistad y los escenarios, lo que asegura el carisma que reflejan en vivo. A partir de su primer show, en El Emergente de Almagro, las presentaciones continuaron dentro del circuito under de Buenos Aires. Tocaron en 921 Casa Cultural, Kirie Music Club, Casa Dasein y El Quetzal, llegando a lugares claves en la escena como Lucille y el Konex.