Decenas de miles de personas padecen lesiones o enfermedades cuyo origen se remonta a cualquier parte de su trabajo; ya sea el lugar físico o el cumplimiento de órdenes, el recorrido de ida y vuelta entre su domicilio y el trabajo, entre otros. La búsqueda de una compensación por las lesiones y los múltiples y diversos gastos que estas generan, suele derivar en el eterno proceso de un reclamo por lesiones laborales. Este está compuesto por varias fases, todas muy complejas, y siempre la parte demandada hará lo que esté a su alcance, de la mano de abogados expertos, para no indemnizar (o solamente compensar en parte) al demandado.


En este contexto, resulta prácticamente imposible creer que se puede salir de forma exitosa en un reclamo por lesiones laborales si no se cuenta con un abogado que acompañe al demandante y realice profesionalmente cada una de las diligencias necesarias para llegar a buen puerto. Tomar fotografías, declaraciones, realizar investigaciones en el lugar del accidente, rellenar formularios y armar una defensa sólida, son trabajos que únicamente puede llevar a cabo de manera profesional un abogado de lesiones laborales en Houston.

Entonces, ¿necesita un abogado para un reclamo por lesiones laborales? La respuesta es muy sencilla, y es que sin dudas sí, lo necesita. Con esto dicho, ¿siempre es un requisito indispensable contar con el apoyo y la asesoría legal de un abogado profesional, experto en lesiones laborales? Y, si bien son extremadamente pocos, existen casos donde las lesiones son de carácter muy leve, o la compañía de seguros decide pagar una indemnización que el lesionado considera suficiente, y no será fundamental la presencia de un abogado.

Pero centrándonos en la grandísima mayoría de reclamos por lesiones laborales, la presencia de un abogado es indispensable. Este profesional es el encargado de llevar a cabo la defensa jurídica en un juicio, o en un proceso judicial o administrativo, ocasionado o sufrido por un ciudadano. Además, brinda asesoramiento y consejos en materias jurídicas específicas, existiendo profesionales expertos en múltiples áreas de la legislación. Y una de esas áreas está dedicada a los reclamos por lesiones laborales.

Los abogados le brindarán al empleado lesionado la ayuda legal que necesitan, ya que se encuentran muy capacitados para ello y cuentan con muchos años de experiencia en reclamos, demandas y juicios de este tenor. Su asesoría jurídica le garantiza al futuro demandante por lesiones laborales, la información jurídica que necesita para la resolución de asuntos referidos a la aplicación de las leyes, normas y reglamentos en materia de reclamos por lesiones en el ámbito laboral.

Entrando de lleno en el papel que cumple un abogado dentro de los reclamos por lesiones laborales, nos encontramos con una infinidad de diligencias que requieren un trabajo altamente profesional, minucioso y eficaz. Todo esto resultaría casi imposible para cualquier ciudadano, pero sería aún más difícil para una persona que acabe de resultar lesionada en su trabajo y transite uno de los momentos más traumáticos de su vida. Por esos tiempos, la víctima solo debería preocuparse por recibir atención médica, rehabilitarse y volver a trabajar. Y mientras tanto, dejar todo el trabajo legal en manos de un abogado profesional.

Por si aún no fuese suficiente la cantidad de trabajo y profesionalismo que requiere un reclamo por lesiones laborales para resultar exitoso; y si bien la ley de Texas incluye un estatuto de limitaciones que le otorga a la víctima un plazo de dos años para presentar la demanda; la verdad es que mientras más tiempo pasa luego de un accidente laboral, la evidencia se deteriora, los recuerdos se desvanecen con el tiempo y las pruebas necesarias para respaldar una demanda ante una compañía de seguros o un tribunal, se perjudican cada día que se deja pasar.

No contar con un abogado para un reclamo por lesiones laborales es probablemente la decisión más contraproducente que puede tomarse. La única forma de empeorar el shock provocado por el accidente, sería que no se cumplan los derechos del lesionado y este no sea compensado como corresponde por ley. Por más leve que parezca una lesión, solamente el trabajador está a un llamado o una reunión de distancia para hablar con un profesional y asegurarse de que está tomando el camino correcto.

Con todo lo aquí expuesto, queda en evidencia que cada vez que un trabajador posea una disputa con una compañía aseguradora, debe contratar a un abogado para que lo represente, defienda su nombre y sus derechos. Deben reunirse muchas pruebas para lograr impugnar exitosamente la posición de la compañía de seguros. Esta jamás dudará en buscar a los abogados más expertos en este tipo de casos para evitar pagar una indemnización, o para compensar solo parcialmente al demandante.

Las compañías aseguradoras han pasado cientos de veces por el proceso de solicitud de compensación para trabajadores lesionados. Sus abogados conocen a la perfección cada una de sus fases, etapas, planillas y diligencias. Estarán muy atentos al más mínimo error que puedan encontrar, para afirmar que la lesión del trabajador no estuvo relacionada con el trabajo, que presentó su reclamo demasiado tarde, que las pruebas no fueron recolectadas correctamente o una variedad mucho mayor de razones. Sería demasiado fácil para estos profesionales denegar el reclamo del trabajador si este no lo diseña un abogado experto en herramientas legales para reunir pruebas y presentar el caso en una audiencia.

Por último, y para concluir con un último beneficio de la contratación de un abogado experto en lesiones laborales en Houston, es que el trabajador no necesita dinero para contratarlos. Estos profesionales no cobran de la forma típica por hora; lo hacen a través de una tarifa de contingencia, es decir, un porcentaje de los beneficios de compensación para los trabajadores que ayudan a recuperar. El cliente se garantiza así aún más que el abogado hará todo lo que esté a su alcance para que el demandante obtenga una oferta de liquidación mucho más alta. Estos profesionales comprenden la ley, saben cómo negociar y usan todo tipo de herramientas legales para fortalecer el caso.