Su sencillo “Book of Love” con Felix Jaehn es un hit con certificado de oro en Alemania, en donde llegó al #1 en las paradas airplay por 4 semanas consecutivas.

Coescribió y grabó las voces para la pista “Legacy” de Eminem, que hizo parte del álbum ganador del Grammy “The Marshall Mathers LP2”.

Polina coescribió también “Party All Night (Sleep All Day)” de Sean Kingston, que llegó al Top 10 en la parada oficial de sencillos en el Reino Unido e hizo parte de la banda sonora de la película “The Inbetweeners”.

Polina ya ha escrito para Rihanna y Katy Perry y ha participado de sencillos de Tiesto, Steve Aoki e Kaskade.

Su sencillo “Fade To Love” tiene el certificado de oro en Italia.

También se ha presentado em grandes festivales de música como Ultra, Tomorrowland y Electric Zoo.

Una curiosidad: Polina es hija de la cantante pop rusa ANKA y del pintor abstracto Ruslan Gudiev.

ENTREVISTA POLINA
Cuéntanos un poco sobre el proceso creativo de “Faena”. ¿Tú puedes contarnos sobre el día – y el lugar – que te inspiró?
P: Estuve en Faena en mayo para una visita. Me acuerdo de estar en el balcón de mi habitación en mi último día allá, y fue una sensación agridulce. Faenas es tan linda y tan mágico. Eso medio que influye tus interacciones con las personas a tu alrededor, personas que tu conoces. Para mí, las dos semanas allá parecieron una pequeña vida, y yo me sentí como si estuviera en un universo diferente. Puede ser alguien que tu conoces y nunca más ves, lo que trae aquella sensación agridulce, un poco melancólica. Además, me quedé tan impresionada con la belleza de Faena y su historia. Conocí al creador de Faena, Alan Faena, y me enteré de cómo él creó el primero Faena en Buenas Aires y después creó otro en Miami. Como una persona creativa, me quedé realmente inspirada por su historia y como todo allá, todo lo que ves tiene tanta simbología. Para mí, cada rincón, por donde quiera que lo mires, significa algo. Y Cuando conoces a Alan y escuchas su historia, entiendes que todo a su alrededor no es solo visual, pero que todo significa algo para él y tiene su historia. Me acuerdo de mirar el océano y mirar a Faena y pensar: “Ahh, ¡tengo que irme mañana!”. Yo literalmente empecé a cantar la melodía: «I left my heart in Faena (Yo dejé mi corazón en Faena)». El estribillo de la música vino en ese momento. Y fue así cómo tuve la idea inicial.

¿Qué significa la canción para ti? ¿Cuál sentimiento ella te trae?
P: La música captura todo lo que yo estaba sintiendo allá, con la belleza de Miami y la belleza de Faena.
Tuve la idea inicial allá y escribí la música entera en el avión de vuelta a Europa. Yo quería capturar esa sensación en un tarrito, entonces tuve que mostrar todo lo que sentía. Para mí, la sensación es un poco melancólica. Sabes que algo no fue hecho para durar, pero lo quieres, entonces pones todo en la música. Es exactamente así cómo me sentí.
Cuando llegué a Europa, ya había escrito la música entera.

¿Cómo fue tu vida creciendo en Rusia en una familia tan artística?. ¿Cuánto eso ha influido en tu amor por la música y tu carrera?
P: Definitivamente no fue una infancia común. Creo que, a causa de mis padres, pude vivenciar muchas cosas a una edad temprana. Yo estaba siempre saliendo a recitales y exposiciones. Nunca estuve realmente cerca de personas de mi edad. Fui expuesta a muchas cosas interesantes mientras crecía. Desde que me acuerdo, yo siempre me estaba presentando. “Déjame ir al salón y bailar y cantar adelante del espejo”, decía yo. Mis padres fueron muy listos en ponerme en la escuela de música al inicio de mi vida, a los seis años. Empecé temprano con música clásica y empecé a escribir canciones, produciendo y cantándolas. La música clásica me dio una base muy buena y un amor por la música y la ética de trabajo. En Rusia es bastante rígido y, para competir, tienes que trabajar mucho. Yo adquirí aquel amor por la música y por trabajar en mi arte muy temprano. Y, claro, teniendo una madre pop star, pude verla haciendo recitales y grabando videoclips, y siendo parte de eso, me acuerdo de haber pensado: “Quiero eso. Eso es lo que quiero para mí.” Y eso me ha formado. Si no fuera por el apoyo de ellos, incluso cuando me mudé para los Estados Unidos, creo que no estaría en donde estoy. Es increíble tener esa comprensión y amor.

¿Eres una compositora o artista en primer lugar? ¿Cuál te viene más naturalmente a ti?
P: Creo que soy las dos de maneras diferentes. Siempre me ha encantado bailar y desde los cuatro años ya hacía participaciones especiales en videos. He trabajado también como modelo cuando era más joven. Pero para mí, creo que vino más de la música. He empezado a escribir músicas y he tenido que grabarlas porque, en aquel momento, para mostrar (las músicas) yo tenía que cantarlas. Entonces, para mí, desarrollar mi voz y mi sonido era algo en lo que yo tenía que trabajar. Para mí, fueron siempre las canciones y la música en primer lugar. Inclusive cuando me mudé para los Estados Unidos, mis primeros pasos como compositora fueron en Nueva York, después que me recibí en Berklee. Al principio, yo estaba escribiendo mucho y grababa las demos de mis músicas. Fue así como terminé apareciendo en muchas grabaciones de DJs. Los DJs escuchaban mis vocales presentando la música y decían: “Espera, ¿quién es ella?”. Incluso cuando ellos intentaban encontrar a alguien mayor que yo para regrabar la música, ellos se daban cuenta que realmente les encantaban los vocales originales. Para mí, siempre fue a través de la composición y creación de música, pero más tarde empecé a presentarme y ahora es algo por lo cual vivo. Y también me encanta el aspecto visual de la creación – sea una tapa de un sencillo o un video – realmente amo el proceso visual, su arte.

Tus composiciones son increíbles, y tus músicas ya han sido grabadas por grandes artistas como Eminem y Sean Kingston. ¿Cómo es el proceso de creación para ti?
P: A veces la melodía me viene a la cabeza, a veces es la letra y yo voy al piano y solo juego con ella. A veces escucho una canción, especialmente cuando yo solía trabajar mucho en el mundo de la música dance/EDM. Normalmente, si me gusta la canción, reacciono a ella inmediatamente y en realidad logro componer la mayor parte de la música en la primera vez que la escucho, en mi cabeza. Con Sean Kingston sucedió exactamente de esa manera. Literalmente escuché 16 compases de una pista hecha por los increíbles Stargate (ya produjeron para Beyoncé, Rihanna, Katy Perry) y dije “¡Oh, por Dios! ¡Me encanta esta pista! Tengo que componerle algo a ella, ¡yo me encargo!” Y al día siguiente, yo les mostré a ellos el gancho para “Party All Night (Sleep All Day)”. Con “Legacy” de Eminem ha sido bien diferente. Ha sido probablemente uno de los peores días de mi vida, en realidad. Me había peleado con mi novio de aquel momento y tenía una sesión agendada. Entré en el estudio llorando y nunca había visto al otro escritor antes. Casi cancelé todo. Pero me abrí para él y escribimos “Legacy” en aquel día. Llamé al Interscope de Eminem y el resto es historia. Siento que cualquier cosa – vida, arte, películas, cosas, personas, lugares – me inspiran.
Creo que cuando experimentas algo, y eso te deja en ese estado muy emocional, que es vulnerable y frágil, es cuando te abres por dentro, y es cuando eres más honesto. Y creo que la honestidad es lo que lleva a que las personas reaccionen a una música.

¿Cuáles fueron algunos de los artistas con los cuales más te gustó trabajar en el pasado?
P: Creo que cada artista con el cual trabajé, obviamente, tuvo un impacto en mi carrera. Todos ellos fueron un paso para un nuevo mundo. Mi primer gran destaque fue con Kaskade, que fue cuando las personas en el mundo del EDM empezaron a notar mi sonido y mi voz. Luego, conocí a Steve Aoki e hicimos “Come With Me” juntos. Él fue realmente una de las primeras personas que me puso bajo su protección. Steve me llevó en su gira y aseguro que yo recibiera crédito por mi participación en su música. Nosotros nos divertimos realizando recitales juntos. ¡Y sus recitales son loquísimos! En realidad, él me enseñó a jugar póker en los casinos de Atlantic City después de los recitales. Mi primer juego de póker fue con Steve y yo no sabía lo que estaba haciendo, él me ayudó y ¡por eso gané!

Te has presentado en algunos escenarios internacionales importantes, como Ultra y Tomorrowland.
¿Cuál fue tu momento favorito en directo en tu carrera hasta ahora?

P: Yo toqué en el escenario principal del Ultra con Steve Aoki y fue increíble. Ese fue probablemente el recital más grande que ya hice para alrededor de 100.000 personas. Cuando miras afuera y ves un mar de personas, hasta donde puedes ver, es una energía tan buena, siento que no hay nada igual. Dejé de ser una cantante de estudio para de repente tocar Roseland con Steve, o Ultra o EDC. Fui de pequeñas salas de compositores en Nueva York a grandes festivales, y yo no esperaba por ello. Me tomó un tiempo para que crezca mi confianza para presentarme en grandes recitales. Todavía estoy (trabajando en eso), como artista estás siempre en constante evolución.

Ya has hecho gira con Feliz Jaehn y Steve Aoki. ¿Cuales fueron algunos momentos memorables de esos recitales?
P: Cuando “Book of Love” estalló con Feliz Jaehn y yo estaba en Alemania de gira con él, ¡fue increíble! Recuerdo que estábamos en el último recital de la gira y la música se transformó en #1 allá. Fue increíble estar en un país en dónde mi música estaba actualmente en #1 con toda una multitud cantando la letra conmigo. Escuchar una música que creaste salir en la radio de algún lugar, es una sensación tan loca, porque sabes como escribiste en una pequeña sala o en un estudio y entonces la música te agarra de la nada. Nunca me canso de eso. Es medio mágico.

¿Quién es el artista de tus sueños para colaborar y por qué?
P: Cuando era más joven, escuchaba a muchos artistas y músicas que mi madre tenía, desde Michael Jackson a Sting y Sade y George Michael. Fui muy influenciada por Sade mientras crecía, y muchas personas comparaban mis vocales a los de ella. Creo que ella es tan atemporal. De los actuales: relamente amo a Ed Sheeran y Sam Smith. Creo que son fenomenales. Es un pop increíble y es tan difícil de hacer y ellos simplemente aciertan todo el tiempo. Creo que hacer un dueto con uno de ellos sería increíble. ¡O ambos!

Vamos a fingir que la pandemia se terminó oficialmente y tú puedes hacer una gira en cualquier lugar del mundo. ¿Cuál seria la ruta de tus sueños? ¿A cuáles países te gustaría ir?
P: Creo que porque mi último sencillo se llama “Faena” y el Faena original está en Argentina y yo nunca estuve allá, me encantaría ir a Argentina y Buenos Aires y ver, sentir, bailar (el lugar). América Latina. Yo fui a Brasil una vez y las personas son tan vibrantes, ¡se puede sentir su energía! Es un lugar tan auténtico visualmente. Es tan lindo que no dormí por tres días. Quería ver la salida y la puesta del sol todos los días.
Además de América Latina, Asia, Europa y el Reino Unido también. Y también viví en América (Estados Unidos) la mitad de mi vida. Creo que me gustaría ir a todos los lugares. ¡Una gira mundial!