Cualquier persona o empresa está obligada a brindarles a todos sus empleados un ámbito laboral completamente seguro y saludable. En ocasiones, no cumplen con este deber y a raíz de ello uno o más de los trabajadores resultan lesionados. En otras, los empleados son víctimas de lesiones aún cuando se han realizado todos los esfuerzos al alcance del empleador para que el ámbito de trabajo sea lo más seguro posible.

Estas lesiones pueden ser de todo tipo, desde esguinces y fracturas hasta el agravamiento de condiciones preexistentes, enfermedades o lesiones psicológicas. Si bien cada país o estado posee sus propias leyes, todos cuentan con algún tipo de sistema que ayuda a los empleados lesionados en su trabajo.

Ante cualquier tipo de lesión en el trabajo, es tan importante para la víctima proteger sus derechos como recibir atención médica urgente hasta estar curado o seguro de que las lesiones no revisten gravedad. Todos deben saber que pueden presentar una demanda por una lesión en el trabajo y obtener una compensación conforme a los preceptos legales.

La forma más fácil e importante para proteger los derechos, es que la víctima informe de inmediato a su empleador sobre la lesión. Si bien en ocasiones esto resulta imposible a raíz de la gravedad de la lesión, la misma debería ser informada tan pronto como sea posible. Seguidamente se deberá presentar un reclamo ante un tribunal local de compensación laboral, notificando esto de manera formal al empleador y a la compañía de seguros interviniente.

Si bien las leyes de compensación laboral cambian mucho según el país o el estado, así como también lo hacen los derechos otorgados al empleado lesionado, existen derechos legales comunes para la gran mayoría de lugares. El derecho a presentar un reclamo por una lesión o enfermedad en el trabajo ante un tribunal, existe prácticamente siempre, al igual que el derecho a ver a un médico y recibir el tratamiento necesario.

Por más leve que sea la lesión, la víctima tendrá derecho a algún tipo de compensación, la cual suele ser mucho mayor si esta es de carácter grave, permanente o si conlleva una discapacidad. Para conseguir esa compensación, deberá iniciarse una demanda por lesión en el trabajo ante un tribunal, por lo que será indispensable la ayuda legal de un abogado experimentado en este tipo de casos.

Contar con una firma de abogados experta en demandas por lesiones en el trabajo es el primer y más importante paso a dar, si se quiere obtener la compensación que corresponde por derecho y todo el asesoramiento necesario para estar al tanto de todas las oportunidades de las que se dispone para dejar atrás exitosamente el shock traumático que genera la lesión.

Es necesario conocer todos los derechos de la víctima. Iniciar una demanda, ser representado por un abogado a lo largo de todo su proceso y apelar la decisión final si no la considera justa son los principales, pero hacerlos valer puede resultar casi imposible si no se cuenta con un profesional que haya dedicado muchos años a estudiar y trabajar con las leyes locales y las demandas de este tipo.

Sin temor a represalias o al acoso por parte del empleador o de quienes fueran legalmente responsables, está establecido que puede presentarse una demanda por una lesión en el trabajo y obtener una compensación. De esta manera, pueden resultar mucho más severas las sanciones impuestas al empleador si este dificulta el ejercicio libre de los derechos de la víctima.
Existen múltiples ocasiones en las que el empleador puede resultar culpable de la lesión de uno o más de sus trabajadores. Si bien son minoría, algunas veces el empleador causa intencionalmente la lesión; si ello se comprueba en un tribunal, se puede recibir la compensación total por las pérdidas relacionadas con la lesión. En otras ocasiones, puede determinarse que el empleador fue muy negligente en su hablar o accionar y también resulte culpable.

Para saber si a raíz de una lesión en el trabajo, la persona a demandar para obtener la compensación correspondiente es el empleador directo, debe hablarse con un abogado de lesiones laborales que conozca a la perfección las leyes locales. Un abogado con extensa experiencia en la administración de reclamos por lesiones laborales evaluará el caso y determinará si existen motivos suficientes para demandar al empleador.

No obstante, existen ocasiones donde la lesión en el trabajo podría haberse generado por la negligencia de un tercero, como un diseñador o fabricante de una maquinaria defectuosa, un contratista, subcontratista, propietario, conductor negligente o cualquier otra persona o empresa que pueda resultar culpable de su accidente. Es preciso conocer también que para estos casos también puede presentarse una demanda por lesión en el ámbito laboral y obtener una compensación económica. Generalmente toman la forma de demandas civiles y se presentan en tribunales estatales o federales.

Lo más probable es que la víctima obtenga una oferta de compensación económica mucho más alta si tiene de su lado la ayuda de un abogado. Este profesional comprende a la perfección la ley, sabe cómo negociar y puede utilizar muchas herramientas propias para fortalecer cada caso según las particularidades del mismo. Es por ello que la persona lesionada en su trabajo seguramente recibirá más y mejores beneficios al contratar a un abogado.