Ricci Nostra publica ‘La Maldición del Amarre’, su segundo álbum

Fecha:

El músico argentino afincado en Barcelona publica su segundo álbum, La Maldición del Amarre, un trabajo completamente indie con guiños de pop y rock, y primera referencia del sello Party Town Records.

Con este disco Ricci ha matado al cantautor para dejar nacer a un creador más ambicioso y complejo, dejando atrás el carácter introspectivo y melancólico de su lírica para cargarla de sintes y guitarras eléctricas.

El subconsciente posee más inteligencia emocional que nuestra parte consciente: una función visionaria de nuestro cerebro a la que generalmente hacemos caso (demasiado) tarde. Sin embargo, para muchos artistas la composición lírica musical representa una suerte de espejo en el que ven reflejado su subconsciente para así poder entender mejor los mensajes que éste les envía. Al músico argentino Ricci Nostra le sorprendió entender, por ejemplo, que en su canción ‘Soltémonos’ no hablaba de una mujer, sino de una realidad que tenía que ver consigo mismo. Habla de soltarse a sí mismo, del permitirse, del reconocerse y del dejarse ir. Le sorprendió saber que ‘En colores flashear’, otra de las nuevas canciones que verán la luz con su segundo álbum, La maldición del amarre, tampoco hablaba de un viejo amor, sino de su propia capacidad de aceptación y empoderamiento.

En general, y solo ante su obra ya completada, captó el mensaje que realmente quería comunicar, y que su subconsciente ya se había encargado de transmitir. Esto es: que su disco no va simplemente de amor, sino que aborda una crítica a la sociedad actual materialista y consumista, que ha logrado convertir en producto hasta el amor. Y fue entonces, a la luz de esa lectura, cuando Ricci comprendió que toda la obra trataba sobre su propia posición intelectual y emocional ante dicha realidad. El espejo había funcionado.

Tras publicar en enero de 2018 su álbum de debut autoeditado, Jinete de conejos, Ricci Nostra vuelve con un nuevo trabajo que le permite completar un viaje de ida y vuelta hacia su interior. Así, con La maldición del amarre, el músico de Mar del Plata residente en Barcelona actualiza el estado de un proceso de autoconocimiento y crecimiento que nunca cesa. Con ese fin ha tenido que matar al cantautor: para dejar nacer a un creador más ambicioso y complejo, dejando atrás el carácter introspectivo y melancólico de su lírica para cargarla de sintes y guitarras eléctricas, diseñando un álbum completamente indie con guiños de pop y rock.

Para dar ese paso Ricci Nostra ha vuelto a confiar en Josep Vilagut y Georgina L. Wolkowicz (Scarlett), que además de producir el álbum en su estudio La Masia Music Lab, se han implicado instrumentalmente en la grabación, así como dos de sus músicos de cabecera: el bajista Miquel Sospedra y el batería Xavier Molero “Mole”. El resultado de su trabajo conjunto es un disco con variedad de tonalidades y texturas, que fluctúa entre las brasas ardientes de lo que en su día fue la fórmula de un cantautor y la de un pop guitarrero muy fresco y con un puntito de psicodelia glam.

Sonar ecléctico y homogéneo a la vez no ha sido tarea fácil. Por eso conviene atender los varios puntos de fuga estilísticos presentes en La maldición del amarre, que apuntalan su imagen global. Uno de ellos es el rock sureño estilo The Black Keys de ‘Fugaces’, su primer single de adelanto: una patada de rebeldía desenfadada ante todo lo establecido. Otro es el cálido y delicado revestimiento folky de ‘Veneno del bueno’, una canción con la que Ricci mapea las huellas del primer amor en su identidad. También lo son el bedroompop semi orquestal de ‘Eterno’, que aborda la melancolía del crecer; o su versión cantautor, vista desde el retrovisor, de ‘Fuerza lunar’, el bonus track. Sin olvidar el pop casi yeyé de ‘Soltémonos’, el segundo avance de presentación.

En el centro de esas cinco esquinas encontramos el corpus estilístico de La maldición del amarre. Siempre con espacio para líneas narrativas de guitarra y teclado, hablamos de un pop amable y limpio de estribillos luminosos, representado por piezas como ‘En colores flashear’, ‘La esencia’, ‘Vestida de sal’ o ‘Todo bien’. Un disco que consolida a Ricci Nostra como un autor en auge en nuestro panorama nacional, y que saldrá a la venta el 18 de junio a través del sello barcelonés Party Town Records.

Ricci Nostra empezó como una banda hasta terminar convirtiéndose en el 2015 en el alter ego de Santiago Cayrol, o Ricci para lxs amigxs. Ricci no se animó a lanzarse a su sueño musical sino hasta después de la muerte de su padre y su migración a Barcelona ciudad. Lanzó su primer LP de estudio titulado Jinete de Conejos (2018). Un disco completamente introspectivo y de liricas melancólicas. A posteriori, y tras la colaboración con algunos artistas españoles del ámbito mainstream, coloca dos singles en dicho nicho. Ricci Nostra se prepara para dar al mundo un nuevo disco titulado La Maldición del Amarre. Un trabajo con una sonoridad totalmente fresca y distinta a lo esperado, repleto de sintes y guitarras eléctricas, un álbum completamente indie con guiños al pop.





Popular

relacionadas
Notas

Desde Bélgica, Stavroz estrena álbum ‘Mindibu’

El cuarteto de electrónica Stavroz lanza su nuevo LP 'Mindibu' a través de su propio...

El verano de Gavin Moss empieza con «Volare»

El clásico inmortal de Domenico Modugno ha sido versioneado...

“Probablemente” es el nuevo sencillo de Mayla

Este viernes se estrenó “Probablemente”, el último sencillo de la cantante...

La banda de grillo presenta “Un beso y una flor” junto a la beriso

La Banda de Grillo estrena una magnífica versión de...