Pautas para elegir un tratamiento de depilación definitivo o semi-permanente.

Empieza la época en la que las mujeres consideran empezar tratamientos de depilación con resultados a largo plazo. Mientras algunas deciden ir a salones profesionales, otras eligen hacerlo desde la comodidad de su casa. ¿Qué es lo que tenés que saber a la hora de decidir para no malgastar tu plata?
Todos los tratamientos actúan bajo un mismo efecto: la luz, absorbida por la melanina del pelo, llega a la raíz en forma de calor y lo quema o lo pone en reposo. Por eso es importante que el tono de piel no sea 100% oscuro ni el pelo sea canoso, pelirrojo o ultra claro, ya que no absorben la luz.

Aunque pareciera que todos ofrecen lo mismo, es importante saber que hay diferencias para no gastar de más.

Cantidad de sesiones: Para que un tratamiento sea 100% definitivo hay que quemar el folículo piloso y para eso, de forma tolerable, debe haber dolor. Por eso, este tratamiento sólo es confiable realizado por dermatólogos profesionales y lleva entre 6 y 8 sesiones dependiendo de la zona a tratar. ¡ATENCIÓN! No hay que confundir con la solución que se ofrece en las cadenas de salones ya que, por lo general se ofrece una experiencia de poco dolor en con paquetes de 6 sesiones y luego hay que seguir comprando más sesiones. Sin embargo, para quienes no quieren dolor, hay tratamientos que retrasan el crecimiento del vello, dejándolo en estado de reposo y sólo se hacen sesiones cuando el vello vuelve a crecer. En estos casos, las sesiones son inicialmente cada 2 semanas y luego esporádicamente. Es el caso de las depiladoras IPL de hogar.

Tipo de accesorios: cuánto más se adapte el accesorio a tu cuerpo, cuánto más personalizado sea el tratamiento, más efectivo va a ser porque cada cuerpo es distinto.

Tamaño de la ventana del dispositivo: Cuando se trata de dispositivos IPL / láser, en el hogar, a mayor tamaño de la ventana, menos pulsos se emiten. Es preferible menos pulsos y ventana más grande, a más pulsos y ventana más chica, porque la vida útil de la lámpara va a ser mayor.
Repuestos: Por lo general, aquellos dispositivos que ofrecen repuestos, lo hacen porque la vida útil de la lámpara no es mucha. Es más seguro invertir directamente en uno que no necesite.
Tiempo entre pulsación: cuánto menos intensidad tiene el pulso, más seguido se emite, por lo tanto, más pulsos se emiten.

Necesidad de usar anteojos o protección ocular: Siempre elegí los que no requieran usar protección porque ningún dispositivo que lo solicite debiera ser usado en el hogar sin supervisión de un profesional.

Días de prueba o plazo de garantía: Algo no menor es considerar el plazo que el fabricante o la marca da para devolverlo en caso que el tratamiento (en el hogar o en salón) no le funcione. El tiempo mínimo debe ser en el que la marca establece para ver los primeros resultados.

Asistencia: Durante el tratamiento puede haber muchas dudas y temores. Siempre elegí aquel que tenga un Centro de Atención al Consumidor que atienda la mayor parte del tiempo y con una red de talleres más amplía.