Luna Centauro es la nueva obra de La Rueda de los Deseos, esa compañía inquieta y deseante del teatro independiente mendocino. Creada en pandemia y producida para entornos virtuales, la obra desestima el uso de pantallas.

Se estrenó con localidades agotadas en el parque San Martín y este jueves 11 inaugura su versión online para todo el país.

La Rueda de los Deseos cumple 20 años de compañía independiente y lo celebra con Luna Centauro, una obra que ya colgó su primer cartel de entradas agotadas.

La cita del estreno fue el sábado 6 de febrero en el Parque San Martín. Allí, un público mayor de 15 años se hizo presente con manta y auriculares para disfrutar de una obra que, al igual que toda la trayectoria de la compañía, se caracteriza por ser inquieta, creativa y desafiante: no hay puesta en escena, se disfruta solo con el sonido y mirando el cielo.

«El hecho de congregarse a escuchar al mismo tiempo la misma historia, observando el cielo, hizo que un silencio habitado se abriera camino en ese claro del parque. Hubo gente que se nos acercó a preguntarnos si estaban meditando, claro es que la concentración, relajación y disfrute fue total», destacan sus protagonistas.

Luna Centauro logró despertar el interés de espectadores mendocinos, quienes tendrán posibilidad de sumarse el 13 de febrero en el Hostal Rosengarten y luego de nuevo en el Parque San Martín los sábados 20 y 27 de febrero (entradas con reserva solo por teléfono: 2613418833). Pero, a decir verdad, también atrae al resto del país con su versión online, pronta a estrenarse el jueves 11 de febrero. Las entradas se consiguen por Alternativa Teatral y las funciones tras el estreno serán jueves 18 y 25, viernes 12, 19 y 26 y domingos 14, 21 y 28.

MÁS SOBRE LA OBRA
¿La humanidad avanza, retrocede.. o repite? Esta pregunta, referida a la idea de progreso define el recorrido que nos propone Luna Centauro. Corolario de viaje, el peculiarísimo estreno con el que La Rueda de los Deseos comienza a festejar sus 20 años.

En este nuevo espectáculo, creado durante los meses de aislamiento social, La Rueda traspola a un entorno virtual, la experimentación que define sus búsquedas escénicas. Nos sitúa en un futuro lejano (o quizá no tanto) en el que un grupo argentino de astronautas descubre agua potable en un planeta llamado Luna Centauro. Pero un sabotaje cambia el destino de la misión.

«Luna Centauro -cuentan a coro- nace de la necesidad de encontrarnos, practicar, pensar y hacer teatro en el contexto de pandemia y aislamiento social; con todos los conflictos que aparecieron por no poder ejercer nuestro trabajo. También es fruto de la rebelión que se vivió en Mendoza en diciembre de 2019 por el intento del gobierno provincial de vetar la ley 7722, que cuida el agua de agentes contaminantes. Llega, además, en un momento en el que estábamos con ganas de generar un nuevo material escénico después de las giras que realizamos en 2019 con El Experimento. Caminarás por la línea marcada».

La historia detrás del proceso creativo comparte similitudes con aquellas obras fraguadas en pandemia: el texto, escrito de manera colectiva en un archivo de Drive, fue tomando forma en los ensayos virtuales hasta que después de largos meses, llegaron los ensayos presenciales pero a distancia. «El aprendizaje -dicen- tal vez es que el teatro se abre camino, que hay diferentes maneras de organizar un trabajo colectivo»

Pero a diferencia de otras experiencias tecnoviviales, Luna Centauro desestima las pantallas. Nos invita, en cambio, a prestar oídos y a convivir con el cielo. «Nuestra propuesta -explican- es que haya convivio entre el montaje de lo que se escucha y lo que se ve. En este caso, el cielo estrellado. Un escenario majestuoso, pero completamente indeterminado. La pregunta sería: ¿Podemos convivir con el universo? Cada espectador resolverá esta pregunta de diferentes maneras. Esas respuestas habilitarán o no, el convivio».

La Rueda de los Deseos: 20 años de teatro inquieto
Con dos décadas de trabajo pedagógico, escénico y comunitario, La Rueda de los Deseos es uno de los grupos imprescindibles del teatro mendocino contemporáneo.

«Este tiempo ha dejado ganas de experimentar el teatro a fondo. De sumergirse en todas su variantes. De salir a la calle a buscar espectadores y de encerrarse en una sala a investigar nuevas formas y lenguajes. Hemos trabajado mucho, mucho, mucho. Hemos sembrado en un desierto en donde la noche y la arena combinan esperas, procesos de creación, incertidumbres y encuentros. Grandes aprendizajes», resumen.

La Rueda de los Deseos se conforma en el 2001, Mendoza, Argentina. Es un grupo de personas que comparten el objetivo de hacer teatro investigando tanto en lo estético como lo técnico, materializando lo político y lo sensible que afectan a sus integrantes y su contexto. En el marco del trabajo colectivo crearon un modo propio de creación y formación.

Desde sus comienzos, el grupo desarrolló dos líneas de trabajo: un camino de búsqueda permanente sobre técnicas, pedagogías, estéticas y movimientos artísticos; y un teatro que busca calles, plazas, escuelas como escenario para llegar a quienes no se acercan a él. Los recorridos de estas líneas conformaron su poética.

Durante una década (2001 a 2011) el grupo tuvo una tierra común que se llamó Argonautas, Centro de investigación y experimentación teatral, en Guaymallén, Mendoza. Este espacio físico fue usina de proyectos personales y grupales, un viaje intenso desde la gestión y producción de eventos culturales de distinta índole: La ollita, ronda de cuentería; Ciclos de cine y obras filmadas de otras latitudes; ciclos de músicxs, títeres y teatro; cinco ediciones del Festival Argonáutico de Teatro (FAT), con grupos y artistas de Argentina, Perú, Ecuador y España; ciclos de investigación teatral llamados A por el vellocino!, El grito de Pandora, encuentro de teatro y mujeres, espacio de ensayo y talleres en relación a lo escénico.

La relación con la comunidad se construyó a partir de talleres, actividades artísticas en escenarios expandidos: la calle y vereda del teatro. Proyecto de rescate oral y montaje comunitario; y trueques culturales en barrios de Mendoza.

Con sus espectáculos de sala y para espacios alternativos, LRD participó de encuentros y festivales en Argentina, Perú, Ecuador, Cuba, Colombia, Bolivia, Chile, Uruguay y España.

En el ámbito pedagógico, el grupo participó de la red de grupos El Séptimo dictando seminarios de temáticas específicas en Humahuaca, Guaymallén, Mendoza y CABA, con estudiantes de distintos países. La inquietud se manifestó, también, en la organización de seminarios intensivos, llamados Laberintos pedagógicos, contando con estudiantes de Jujuy, Córdoba, Buenos Aires, Mendoza, San Rafael, Francia, Ecuador y Perú.

Al cumplir su primera década, el grupo editó el libro La Rueda de los Deseos. Teatro Inquieto, como registro de sus experiencias y concepciones.

FICHA
Luna Centauro
Estreno 20° Aniversario de La Rueda de los Deseos

Actúan: Valeria Rivas, Gabriela Psenda, Daniela Moreno, Federica Bonoldi Rufener, Kari Villalba, Fabián Castellani.
Dirección: Fabián Castellani.
Idea, texto y producción: La Rueda de los Deseos.
Edición y diseño sonoro: Kari Villalba.
Prensa: ARGOT Prensa + CE.d
Diseño y arte gráfico: Guillermo Bragoni
Fotos: Franco Perosa