Desde los inicios de la pandemia se han registrado más afectaciones de personas del sexo masculino. También, un mayor índice de ingresos en unidades de terapia intensiva y de muertes. ¿Por qué?

Se han establecido varias hipótesis al respecto, pero la de mayor peso es la referida a la biodisponibilidad de testosterona, así como la disminución de sus receptores. Se ha comprobado que una buena salud hormonal, sobre todo relacionada con la testosterona, va directamente enraizada con la estabilidad y fortaleza del sistema inmune.

Un reciente estudio, publicado en revista EBioMedicine y liderado por expertos de la Universidad de Siena, en Italia, constató que «una menor actividad del receptor de testosterona se asocia a una respuesta inflamatoria elevada, lo que es frecuente en casos graves de coronavirus».

En este sentido, los investigadores concluyeron que el hallazgo abre la posibilidad de suministrar testosterona a los hombres con un receptor activo, para «ayudar a mejorar el pronóstico» del coronavirus y «disminuir su mortalidad».

La testosterona no solo interviene en las funciones sexuales. También cumple una función activadora del metabolismo y del organismo, para la fabricación de leucocitos, linfocitos y glóbulos rojos. Además, juega un papel importante en la división celular y en la reparación y crecimiento muscular. Sin dudas, si este marcador hormonal disminuye, también disminuirán las funciones favorables del organismo, como la inmunidad y la reparación celular.

Cuando decimos testosterona, también hablamos de zinc, hierro y magnesio, elementos que debemos vigilar en la dieta. También podríamos apoyarnos en suplementos naturales para compensar su posible déficit, como la maca andina, el tribulus terrestris y la ortiga, que nos ayudan a elevar y mantener estos valores.

Y entonces surge la gran pregunta: ¿por qué si el hombre tiene más testosterona que la mujer, resulta más afectado por el Covid-19? Puede deberse a la disminución de sus receptores celulares de esta hormona, lo que implica un menor índice de defensa.

¿Qué hacer entonces? Los ejercicios y entrenamientos de fuerza, de vez en cuando, son un estímulo importante para tener más receptores disponibles y más fortaleza inmunológica. Y recuerda que, ante cualquier duda sobre los niveles actuales de testosterona —y cómo mejorarlos, en caso de déficit—, debes consultar siempre a tu médico personal.

POR DR. LUIS MONTEL
www.drluismontel.com