Tripulación de Osos, la banda de rock sensación de Ecuador, estrena «Nada Que Hacer», el tercer sencillo de su próximo EP, «Un Futuro Mejor».

La banda describe su canción como un intento de comprender a las personas dentro de su diversidad y los estímulos que forman parte de sus mentes. A pesar de ello, el coro de la canción nos da a entender que por más que tratemos, «no hay nada que hacer para que de verdad podamos entender».

En cuanto a su sonoridad, la canción tiene una onda grunge, que por medio de su línea de bajo se traslada de vuelta a las 90’s. También te encuentras con voces que te llenan de calma y dulzura, mientras que otras te contagian de toda su euforia. Así como «Kilimanjaro» y «Ariel», canciones ya liberadas del EP, no podrás sacarte este gran tema de la cabeza.

«Esta es una invitación a tratar de vivir la vida de otra manera, a entender que hay más de una forma de sentir y al tratar de inducirnos un estado alterno en el cual todo es posible» – Juan Andrés Bustamante, Tripulación de Osos.

El primer sencillo revelado fue «Kilimanjaro» canción inspirada en ‘Zuko’ Carrasco, un alpinista ecuatoriano que tras un accidente, perdió la movilidad de sus piernas. Después de mucho trabajo y rehabilitación, coronó el Kilimanjaro, la montaña más alta del África, en una bicicleta impulsada por sus brazos. Su segundo sencillo «Ariel» cuenta la historia de niño con diagnóstico autista, quien dentro de su talento especial, éste percibe lo que le rodea de una forma distinta y sensorial.

El propósito de «Un Futuro Mejor», es reflejar distintas perspectivas e historias desde la piel de otras personas que han tenido un camino singular, y a veces, un poco más complicado que el de los demás. Este compilado está basado en una experiencia de intercambio y convivencia de la banda, en un centro de rehabilitación de discapacidades físicas e intelectuales. El disco fue mezclado por Yuuki Matthews, bajista de The Shins.

Tripulación de Osos estuvo en territorio mexicano en el año 2018, realizando una gira por bares de la CDMX, y fue parte de Marvin, el festival anual de la revista.