La banda liderada por Federico Pracías, productor general del sello discográfico Rojo al Frente, presenta el material el 14 de diciembre.

La banda de Federico Pracías, Sonido Marcial, estrena el sencillo y videoclip “El Capital”, corte de difusión de su primera producción de estudio que saldrá en 2021, de la mano del sello discográfico Rojo al Frente. Disponible desde el lunes 14 de diciembre en todas las plataformas digitales.

La grabación del álbum se realizó en Estudio El Pie con la operación técnica de Pablo «El Nono» Di Peco. Editado por Pablo Pastorino, mezclado y masterizado por el multipremiado ingeniero Brian Iele. El videoclip fue realizado por Malo films.

Sonido Marcial, banda emblema del sello, nace en 2019. Desde ese momento, se presenta en varios escenarios; abren el ciclo «Rock al Frente», realizado en el Espacio de Arte Rojo al Frente; y resultan ganadores de la primera y segunda ronda del concurso de bandas de MJ Pub.

«El Capital». Fotografía: Julio Sevald. Arte: José Arfuch. Se utilizó su instalación «Yo era un hombre bueno».

En sus canciones, el grupo aborda consideraciones políticas siempre mezcladas con lo personal, la oscuridad del espíritu y canciones de amor que abrazan la duda en vez de lanzar promesas románticas.

El Capital da vuelta el espejo hacia una de las drogas más peligrosas que consume la sociedad desde hace más de 100 años.

Sonido Marcial nace como sublimación de un síntoma. Es la necesidad de dar curso violento a la paranoia provocada por el dolor de vivir en una sociedad superflua que juzga al arte con una vara errónea: el dinero y el prestigio son las dos grandes monedas de cambio.

Esta banda existe para gritarlo todo. Busca descomprimir el deseo de destruir a la casta aspiracional que gobierna el mundo. Por eso habita en los márgenes.
Desde el pantano repta, observa y escupe.

Sonido Marcial viene a recuperar el lugar de la verdad en el arte. Por eso, es una banda no apta para consumidores. Es el fin de las fórmulas, de las farsas, del éxito vacío. Ya no hay drogas, sexo y rock ‘n roll. Sólo queda la música.