Deena Lynch es el apodo de la artista australiana Jaguar Jonze que dice segura: “Todo lo que hago surge de la necesidad de diálogo».

Cada proyecto de Jonze tiene identidades únicas, un hilo común para enfrentar la vergüenza y los tabúes atraviesa todo lo que hace. Deena explica: “Siempre quiero que la gente sienta, piense y se divierta».

Su éxito se debe al trabajo duro, la pasión y el impulso. Entre los temas de su nuevo trabajo discográfico, se destaca el primer single: «Murder». Murder trata de una relación que se exige más allá del límite, dicho con tristeza, una relación que muere. El segundo EP de Jaguar Jonze, el trascendente e indie-pop ANTIHERO que lanzará el 2 de abril de 2021 Nettwerk Records, es testimonio de ello.

En marzo de 2020, Deena contrajo COVID-19 y, debido a su naturaleza trabajadora y su amor por hacer música, continuó grabando las voces de todo el EP mientras estaba en el hospital. Hospitalizada durante 40 días, Deena dice: “Estaba tan preocupada por mi salud y mi carrera. Tuve fiebre durante cinco semanas seguidas y dolores de pecho insoportables, y la industria de la música estaba completamente diezmada. Durante semanas, no tuve voz; no podía cantar, y durante meses no podía estar de pie o caminar. Mi salud mental se resintió después de períodos prolongados de aislamiento, confinamiento, cuarentena e incertidumbre de todo. Pero, he pasado por muchas cosas en la vida y siempre he tratado de ver el lado positivo y ser positiva».

«Como mujeres somos más susceptibles al peligro». La supervivencia parece estar integrada en el ADN de Deena. Este verano, reinventó «Toxic» de Britney Spears como una balada espaciosa y hechizante pronunciada en solidaridad con las mujeres maltratadas después de reavivar el movimiento #MeToo de Australia.